La vida, instrucciones de uso.


Dos propuestas literarias para este otoño. “Freedom” de Jonathan Franzen, y “El mapa y el territorio” De Michel Houellebecq.
El mapa y el territorio” nos narra la vida de Jed Martin, fotógrafo y pintor, desde sus principios hasta su último momento, y cuya carrera culminará con su encuentro con el propio autor. Efectivamente, Houellebecq juega a sumergirse en la trama, ofreciéndose como espejo de su personaje principal. Se describe como alcohólico, sucio, de malos modales, depresivo, es decir tal y como los periodistas nos los muestran desde “Las partículas elementales” y aunque se nota la ironía de siempre añade una ternura lejos del nihilismo a cual nos tenía acostumbrado. Houellebecq aprovecha también para reflexionar sobre en el mundo en que vivimos: Los supermercados, los problemas de fontanería, los vuelos de Ryanair, Francia convertido en un gran parque del turismo, son algunos temas del libro.

Las paginas que describe los cuadros del pintor “Damien Hirst y Jeff Koons repartiéndose el mercado del arte”, o “La conversación de Palo Alto” (Bill Gates y Steve Jobs como jugadores de ajedrez) son de los mejores momento del libro, sin contar el momento donde una descripción de manual técnico de una cámera de fotos se transforma en literatura. Para el lector español, y a la espera de la traducción en español, quizás se le hará difícil algunas referencias visto que Houellebecq usa personajes reales famosos en el país de Georges Perec (cf: autor que Houellebecq cita como inspiración para este libro y autor de culto) que en el de Cervantes: JP Pernault es un especie de Matias Prats francés aunque más mas populista, o Beigbeder, un autor considerado como un Bret Easton Ellis francés. (Muchos lo consideran también como un capullo). Por supuesto Jed Martin no tendrá mucho éxito con sus relaciones privadas incluso con el famoso escritor que desaparece cuando el pintor se da cuenta de la fuerte relación que existe entre ellos. Tampoco tendrá éxito con sus amores o la relación con su padre. Es sin duda el mejor libro de Houellebecq, quizás porque por fin evita la polémica. (Nada de turismo sexual, ni de declaración sobre el islam), e incluso el personaje femenino, una rusa ambiciosa, resulta simpática.

De manera inesperada, al menos yo no me lo esperaba, “Freedom” de Jonathan Franzen se hace eco a la obra de Houellebecq. De nuevo nos encontramos con personajes cuyas relaciones sentimentales son desastrosas aunque intentan al menos durante un tiempo disimularlo. Se descubre en las primeras páginas como se fisura la familia modela del barrio residente de St Paul. Y en los capítulos siguientes descubrimos desde el punto de vista de cada personaje pero en una línea de tiempo lineal, los detalles de esta tragicomedia: Debo decir que la construcción de la novela es deslumbrante. Más allá de la simple descomposición de una familia, Jonathan Franzen hace un mapa de nuestras emociones en un territorio devorado por la tecnología y la economía: de nuevo surge el personaje del artista, esta vez un músico de punk rock, como contrapunto al modelo conformista de la familia, una crítica feroz a la sociedad de consumo (solo por el discurso sobre el ipod y Apple el libro merece la pena), inquietudes llevadas al extremo sobre el medio ambiente y de nuestra incapacidad como seres humanos de elegir, o quizás de siempre elegir la peor opción: Qué uso hacemos de la libertad ¿ Qué nos queda de nuestra ilusiones de adolescente una vez adultos ¿ Cómo ser simplemente feliz ¿ Me acuerda de la teoría de Barry Schwartz (acerca del “Paradox of choice”, ver el programa de Redes ) que pretende que nuestra sociedad, al tener demasiado opciones( cuando más opciones, más libres somos) nos hace unos eternos insatisfechos. Los personajes intentan vivir entre sus ilusiones, sus deseos, y sus obligaciones, y a no poder conciliar los tres a la vez sus frustraciones se transforman en rebelión, depresión, fanatismo ecológico y la rabia. Seria desolador si no fuera contado con una agilidad y gran sentido del humor.

Unas lecturas impostergables ¡!!

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. holala
    8 noviembre, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar