Dos años en el blog: Viaje de la nada hasta las más altas cotas de la miseria

bondi3.JPG

No recuerdo bien si aquel día había llovido o si me había caído en una fuente. Sólo recuerdo la sensación de humedad en mis huesos al despertarme con resaca. Un día más las gafas de sol iban a convertirse en un elemento imprescindible para mí en la oficina. Un día más en el que vagaba sin rumbo por la vida.

Fue entonces, aquella mañana de Abril, mientras hacía cola para sacar el séptimo café de la máquina, cuando el señor De Cabo se me acercó y me comentó que había montado un blog.

Apenas si podía oír nada aparte del zumbido en mi oídos y el dolor en mi cabeza. Pero sonaban de fondo nombres como Zyrtab, Wolfy, Sentinel o Briefer. Al oírlos y sabiendo como sabía de la devoción del señor De Cabo por Superman… pensaba que aquello del blog tendría que ver con una escuadra de superhéroes… o más bien de frikis que jugaban a serlo.

Sin embargo me picó la curiosidad y al investigar un poco descubrí un espacio donde cada cual escribía de lo que le venía en gana sólo por el placer de compartirlo con los demás. Escribir. Uff Mi profesión frustrada. Y aquel podía ser mi último tren. Así que acabé por subirme en él.

Empecé escribiendo sobre series de televisión con la sección “From Lost to the (Fox) River”. Pensé que sería un buen tema para triunfar en la red de redes. Recuerdo especialmente aquel día en que gracias a un enlace en Lostzilla llegamos a las 1000 visitas en un día. Corrió el champán por la redacción del blog, y yo creí tocar el cielo con las manos. El éxito me cegó y me impidió ver la tormenta que se avecinaba en mi vida. Ahí fuera había cientos de fans de Lost que, para mi sorpresa, disentían de mis análisis sobre nuestra amada serie. Y que por desgracia, mostraban su desacuerdo con ataques personales. Sus insultos mellaron mi débil ego y me obligaron a gasta mi mileurista sueldo del blog en largas sesiones de psicoanálisis.

No me fue mucho mejor cuando intente revolucionar internet con la idea de los libros en vivo, y desempolvé una antigua novela que guardaba en los cajones de casa, para publicarla por capítulos en el blog. Soñaba con el reconocimiento del mundo editorial, que me lloverían los contratos, incluso que me comprarían los derechos para llevar la historia al cine. Sin embargo “El legado del títere ingenuo” fue la sección con menos lecturas de la historia del blog. Parafraseando a Faemino y Cansado: “me comí la mierda”. Apenás el teniente Dimitri fue capaz de aguantar su lectura hasta al final, y sólo porque su disciplina castrense le obligaba a terminar aquello que había empezado ( la misma razón por la que es padre de familia numerosa, creo)

Más tarde vino otra brillante idea: coger el petate e irme a recorrer el mundo en busca de los personajes de nuestra infancia. Pensaba que, como “Coca-Cola” bien sabe, la nostalgia podría ser la llave que me abriera la puerta del éxito. Lo que no sospechaba era las consecuencias de mis investigaciones. Durante la elaboración de la sección: “¿qué fue de?” descubrí hechos dolorosos como los cuernos que Rigodón le puso a Willy Fog, la implicación de David el gnomo en el narcotráfico o la muerte de Koji Kabuto… Aún me pregunto por qué sigo con esta sección que sólo ha conseguido que mi psicoanalista me suba la cuota mensual.

¿Y qué decir de “La guía de restaurantes Paca Garte” ? Llamada a ser más famosa que la guía Michelín sólo ha conseguido que los camareros escupan en mi plato cuando visito un restaurante…..

Miseria tras miseria… dos años han pasado ya. Y habrá quién se pregunte por qué sigo en esto. La respuesta es muy fácil. Y ahora en serio. Por Lucia, Sil, Jose87, La cabra de la legión, Irene, Melita, Turu-Ture, Antonio, Boticaria, Bender, zanalyst, mis fugaces enamoradas del Rancho Furrancho, 53R61 (el tipo que quiso escupirme dentro de la boca), y tantos otros anónimos totales o anónimos bajo pseudónimo que han pasado por ésta nuestra comunidad en internet.

Y por supuesto por cada uno de los miembros, colaboradores y excolaboradores de este blog, con los que tengo el honor de compartir este espacio en internet… un espacio que es para mí especialmente no sólo un reducto para la escritura, sino también un reducto para mantener la complicidad con ellos

Por todo esto, que nos caigan muchos años de miseria. Pero que sean aquí. En el blog de De cabo.

Artículos relacionados

Acerca del autor

5 Comentarios

  1. Boticaria
    9 abril, 2009
  2. De Cabo
    9 abril, 2009
  3. Antonio
    9 abril, 2009
  4. Lucía
    9 abril, 2009
  5. una chica de marte
    13 abril, 2009

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar