El títere sin cabeza – Garzón, perro de caza


Hola amigos, con éste post queremos presentar una nueva sección: El títere sin cabeza. El título lo dice todo, se trata de dar un repaso a la actualidad y dar palos a diestro y siniestro ante lo que entendemos que son injusticias. Podíamos inaugurar la sección haciendo referencia a la gravísima crisis económica que está atravesando nuestro país, a los supuestos espías del PP de Madrid, a la recientemente destapada trama de corrupción en Madrid, a como nuestro Gobierno vende armas a Israel para matar palestinos…
Una vez más el blanco de mis críticas es Baltasar Garzón, y es que parece que este hombre no tiene límites en cuanto a ineptitud, compitiendo en éste aspecto con Magdalena Alvarez o Ramón Calderón.


Baltasar Garzon

Esta vez nuestro intrépido juez ha salido a la caza del pepero corrupto, a las órdenes de sus amos los socialistas. Nos encontramos en una situación económica gravísima, con más de 3 millones y medio de parados, subiendo a 4 millones. Esta situación es dramática para un país como España. Nos contaron que la crisis era por culpa de la situación mundial, que si cuando gane Obama todo se va a arreglar, “Yes we Can!” y bla bla… Pues ha ganado Obama y aquí no ha cambiado nada, y esto pinta fatal. Además los sindicatos están callados como putas, y es que sólo nos queda pensar que están vendidos como putas. La UGT es más Union General de Trabajadores que nunca, porque con el parado no está para nada, ahí se pudra.

Ante ésta situación, ¿que hacer? Pues el clásico “desvía la atención”. Que si el PP tiene espías en Madrid, que si me cojo al fiel Baltasar Garzón y lo achucho para que me saque algo por ahí. Se oye en las tertulias por la calle: “La cosa está fatal, Peugeot va a despedir a nosecuantos trabajadores”. “Ya, pero el PP tiene espías JAJA”.

Y es que el título de éste post no es casual, no es que quiera decir que Garzón es un perro, es que el pasado domingo se fue de caza nada más y nada menos que con el Ministro de Justicia Bermejo. Imaginaros la estampa, los dos vestidos de cazadores hablando de sus cositas, y Bermejo diciéndole “baiss baiss Baltasar, al cuello como tu sabes”. Eso de políticos yendose juntos de caza me recuerda a tiempos pasados, y no hablo de Álvarez Cascos, sino de Franco.

Es una más de las cagadas de Garzón, el juez que quiso ser ministro socialista, el juez que abre una causa contra los asesinos de la Guerra Civil (contra Santiago Carrillo no hizo nada), llegando a pedir el certificado de defunción de Franco. Por supuesto la causa no llegó a ningún lado y Garzón la abandonó dejando tirados a los familiares de víctimas del franquismo, en un acto de ineptitud e incompetencia. Si Garzón trabajase en una empresa habría sido despedido al instante, pero el tio es funcionario y sus gilipolleces las pagais vosotros y yo. El único juez que puede dejar la Audiencia Nacional para hacerse político socialista, y luego volver a su plaza como si nada. El juez que pide permisos para dar conferencias en el extranjero para sacarse una pasta, por sus huevos toreros. El juez que puede cenar e irse de caza con el Ministro de Justicia y aquí nadie dice nada.

Sinceramente, ¿creeis que Garzón es un juez imparcial? Pues yo lo tengo clarísimo, NO.

Artículos relacionados

Acerca del autor

28 Comentarios

  1. Call me Ishmael
    12 febrero, 2009
  2. La cabra de la legion
    12 febrero, 2009
  3. Sylar
    12 febrero, 2009
  4. La cabra de la legion
    12 febrero, 2009
  5. Sylar
    12 febrero, 2009
  6. Call me Ishmael
    12 febrero, 2009
  7. La cabra de la legion
    12 febrero, 2009
  8. Sylar
    12 febrero, 2009
  9. Call me Ishmael
    12 febrero, 2009
  10. La cabra de la legion
    12 febrero, 2009
  11. Stackhouse
    12 febrero, 2009
  12. Ikeisenhower
    12 febrero, 2009
  13. Dimitri
    13 febrero, 2009
  14. Rafael del Barco Carreras
    16 febrero, 2009
    • Joaquín García Lavernia
      10 junio, 2012
  15. Ikeisenhower
    16 febrero, 2009
  16. Warning
    17 febrero, 2009
  17. Dimitri
    24 febrero, 2009
  18. Rafael Gil
    11 marzo, 2009
    • Joaquín García-Lavernia
      8 octubre, 2011

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar