¿Qvo vadis, Apple?

– Artículo enviado por utopian –

Antes de empezar, debo hacer una pequeña confesión: no poseo ningún producto de la marca de la manzana, a excepción de un iPod shuffle que me regaló la empresa por Navidad, y que está cogiendo polvo en una esquina de mi escritorio. El motivo (de que coja polvo, se entiende) es que mi ignorancia me hizo pensar que podía copiar directamente los ficheros MP3 y escucharlos… y resultó que no, que tenía que instalarle iTunes a mi PC para poder hacerlo, cosa algo complicadilla en mi ordenador con Linux, total que… que me estoy desviando del tema y llevo ya un párrafo demasiado largo para una simple introducción.


jobs_ipad

El caso es que hubo un tiempo, allá a finales de los 70, mucho antes de que siquiera soñase con mi primer Spectrum, en que Apple era sinónimo de innovación tecnológica, de acercamiento de la tecnología al usuario medio. No hace tanto, después de su primer fiasco, consiguió posicionarse de nuevo como una gran empresa, que ofrecía productos de consumo con un “algo” especial que los hacía únicos y especiales. ¿Y qué ha cambiado?, me preguntaréis.

Pues la actitud de la empresa, eso ha cambiado. El poder y el éxito corrompen, y si no que se lo digan a Anakin Skywalker, ¿verdad? Pues diríase que a Apple le ocurre algo similar, a juzgar por sus movimientos de los últimos tiempos. Hagamos memoria:

  • En enero de este año se presenta el iPad, con gran algarabía mediática. Y digo yo, teniendo PC, portátil, netbook y smartphone… ¿para qué necesito un tablet? Venga, aceptemos que somos geeks y lo necesitamos, pero ahora mirémoslo como si no tuviese el logo brillante por detrás. ¿Qué tenemos? Un tablet con una muy buena pantalla, pero… ¡sin conexiones! ¿Cómo se supone que voy a traspasar datos entre el resto de mis dispositivos y el iPad? Ah, claro con iTunes (cachis, otra vez mi ignorancia). Había comentado que tengo Linux en mi PC, ¿verdad? :). Aún así, el iPad se vende como rosquillas y genera una pléyade de clones chinos, lo cual significa que algo han hecho bien, aunque sea generar una necesidad de la nada. Pasemos al siguiente sospechoso.
  • Abril, presentación del iOS 4 (uy, como les pille Cisco…). Somos la leche, hemos innovado cosa fina a base de copiar características a la competencia (WTF, ¿de eso no se encargaba Microsoft?)… pero la frase que define el evento es: “Android is for porn” (Android es para el porno, para los no iniciados en el idioma de Shakespeare). O sea, que el mejor argumento que tienes para atacar a la competencia es que ellos tienen porno y tú no, ¿verdad? Y lo siguiente qué será, ¿prohibir que las pelis de Chuck Norris se puedan reproducir en los iPad?
  • Pero no queda ahí la cosa. En junio se presenta el Apple iPhone 4 Zubehör, de nuevo con gran regocijo mediático. Una de las grandes novedades es la presencia de una cámara frontal, con la que puedes hacer videoconferencia, digo… FaceTime. ¡¡Oh, sí!! ¡Gracias Apple, por rescatar la videollamada de las catacumbas del olvido! Pero dejando aparte la fina ironía, la diversión llegó poco después, cuando empezaron los rumores acerca de que se perdía la cobertura al agarrarlo con la mano izquierda.


jobs_iphone
No Steve, así no se puede coger
Fuente

Primero lo negaron, después dijeron que no, que era cosa del software, y cuando una influyente organización de consumidores americana les contradijo optaron por borrar directamente cualquier referencia a la misma en sus foros. Y lo gracioso del tema es que el problema no es tan grave (aunque sí es un buen fallo de diseño), pero la respuesta de Apple está retratando por completo una actitud.

Y es que si unimos a esto la censura de aplicaciones en la AppStore por motivos arbitrarios, los contratos secretos con cláusulas draconianas para poder publicar aplicaciones, ¿qué nos falta? ¿Que en Mac OS X sólo se puedan instalar aplicaciones desde la AppStore y aprobadas por Apple? Bueno, estamos de camino. A este paso, van a hacer que Microsoft parezca un adalid de la libertad :).


windows7sins
Fuente

La moraleja de todo lo anterior es que Apple ha perdido el rumbo que la hizo una empresa grande, y va camino de convertirse en una simple máquina de hacer dinero, sin importarle detalles como la calidad o el servicio al usuario. Como dijo San Pedro en cierta película, ¿qvo vadis?

Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

11 Comentarios

  1. Konamito
    14 Julio, 2010
  2. De Cabo
    14 Julio, 2010
  3. Zyrtab
    14 Julio, 2010
  4. Antonio
    14 Julio, 2010
  5. Observador subjetivo
    14 Julio, 2010
  6. utopian
    15 Julio, 2010
  7. De Cabo
    15 Julio, 2010
  8. Ikeisenhower
    15 Julio, 2010
  9. Andrés
    15 Julio, 2010
  10. Alf
    22 Julio, 2010
  11. Black April
    23 Julio, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar