Lostbotomizado en la sexta de Perdidos.

Vaya por delante que quién todavía no haya visto los dos primeros capítulos de ésta última temporada se puede encontrar spoilers por doquier. Y ahora sí, vayamos al grano.

No me puedo creer que me haya gustado el comienzo. Pero me ha gustado… y eso es estar Lostbotomizado. Yo soy mucho de fijarme en el guión, en la coherencia narrativa, en la verosimilitud… y no busquéis (de momento) de eso por aquí. Sin embargo su innovación (constante) en la narración, su construcción de los personajes, y sus capacidad para buscar (y encontrar) la sorpresa en cada episodio hacen de Lost el fenómeno de masas que es.

Vamos que sí, que me han lavado el cerebro (o lo que quiera que se encierre dentro de mi cráneo). No hasta el punto de venerar el personaje de Hurley, o encontrarle algún sentido (aparte de cubrir la cuota racial asiática) a los personajes de Jin y Jan (alias Sun). Pero tiempo al tiempo… que en poco menos de cuatro meses (que poquito nos queda… sniff, sniff) me veo adoptando un niño chino y llamándole Hugo.

Lost-SEASON-6-Wallpaper-All-Characters

Ya habíamos tenido una emocionante despedida de Juliet a final de la quinta… ¿De verdad que hacía falta atentar contra la verosimilitud sólo para ver de nuevo a Sawyer haciendo (mal) mohines?
Ya es bastante fantasioso curar a un herido en un estanque… ¿De verdad que hacía falta columpiarse para hacer a Sayid resucitar de la muerte?

¿Por qué Hugo tiene que ver a los muertos? ¿Por qué Miles puede hablar con ellos?… Joder, sólo falta que aterrice en la isla Iker Jiménez en su nave del misterio.

Claro, que tiene mérito que Lost me siga gustando mientras me saca de quicio. Es como esa novia que te pone de mala leche, pero que con una caricia en el momento (y en el lugar) apropiado te hace olvidar sus gilipolleces y te atrapa y te esclaviza… y la adoras. La típica femme fatale. Y como tal… empiezo a pensar que al final me hará daño. Lo que es seguro es que me abandonará (nos abandonará) pronto.

Queda sólo una temporada y creo que mi salud mental no peligra (y si lo hace, no es por Perdidos)… pero esta adicción va a ser difícil de superar.

En estos primeros episodios se ha constatado que al menos en uno de mis antiguos vaticinios acerté: La línea temporal en la que se desarrolla parte de esta sexta temporada es la línea en la que el avión no se estrella. Porque no existe la serie sin la isla, ni la isla sin los personajes principales. Por eso tenemos que ver que su vida fuera de la isla no tiene sentido… ni duración… sigo pensando que en esa línea temporal irán palmando uno tras otro.

Porque Jack, Kate, Locke y compañía sólo tienen sentido dentro de la isla. En la serie, y en nuestra memoria.

En fin, Lost ya está aquí, y saber que su final está más próximo que nunca, no hace otra cosa que acrecentar mi hambre de devorar capítulos. No hace más que Lostbotomizarme… y, vaya por Locke, me gusta.

Artículos relacionados

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. jose87
    7 febrero, 2010
  2. Antonio
    8 febrero, 2010
  3. charly
    10 febrero, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar