Me cago en la madre que no parió al humo negro.

(contiene spoilers del 6×15)

Me acabo de tragar el, en teoría, capitulo más revelador de Lost. Y aún estoy digiriéndolo. Mientras baja por el tubo (catódico) digestivo, dudo si me atragantará, si me sentará estupendamente o si todo se convertirá en un gran pedo.

En un momento siento que ya tengo toda la información, pero que no sé ordenarla en mi cabeza. Al siguiente, que si quiero respuestas tendré que esperar a las entrevistas que harán a sus creadores tras el final de la serie.

De eso se trata, creo. Perdidos acaba en tres semanas, pero su estela seguirá….

adam-eve-lost

Lo único claro es que viendo a la madre (asesina y adoptiva) ya sabemos a quién han salido los hijos con tanto misticismo. Joder, treinta años en una isla conviviendo con tus hijos, sin tele, sin internet, sin nadie a quién cotillear, y para algo interesante que tiene que contar, va y lo finiquita con cuatro frases mal paridas, cuatro algoritmos verbales, cuatro pseudo acertijos. Ay, que desazón. Ay, que arpía la madre que no los parió.

Muchas esperanzas en este capítulo, más aún cuando, como en todos los grandes capítulos de la serie, los guionistas que lo firmaban eran los propios Lindelof y Cuse. Dos fuera de serie que se han permitido vacilar con Adán y Eva a aquellos que dicen que una serie como ésta se puede inventar sobre la marcha. El esqueleto de la trama siempre ha estado en sus cabezas… se “improvisa” con el relleno… lo básico siempre estuvo allí. Y bien que lo conocen. Por eso me siento un poco chafado. Pero insisto, tengo la sensación que la información está ahí, lo que ocurre es que darla ordenada o verbalizada sería matar a la gallina de los huevos de oro.
Porque mucho me temo, que poco más nos van a explicar, al menos en la serie. Puede que con sus bestseller que saldrá en verano y se titulará “Los secretos de Perdidos” o “Lust for Lost” o algo así, probablemente sea con la precuela televisiva que algún día harán, quién sabe sin con una peli sobre su protagonista.

Porque el protagonista de esta serie no se llama Jack ni Locke. No se llama ni Jacob ni…. ni…. ,¡joder! ni el nombre del humo negro nos han contado. Otro mcguffiin en una serie llena de mcguffin, donde el mcguffin de oro y protagonista es la propia isla… y dudo mucho que no la veamos de vuelta en nuestras pantallas en un futuro no muy lejano.

¿Es la fuente de la eterna juventud lo que esconde la isla? ¿Aquello por lo que Widmore mataría? ¿Aquella que convierte en ser diabólico a quién se baña en sus aguas?

Quizá. Lo que tengo seguro es que el secreto de la eterna juventud de esta serie, es que jamás desvelará todos sus secretos. Mal que me pese.

7 Comentarios

  1. yojan 13 mayo, 2010
  2. india 13 mayo, 2010
  3. De Cabo 13 mayo, 2010
  4. De Cabo 13 mayo, 2010
  5. David 13 mayo, 2010
  6. holala 14 mayo, 2010
  7. Chuscurro 14 mayo, 2010

Deja un comentario