Que bajón. Última descarga de Lost en mi buzón.

La primera temporada me la regalaron. La segunda me la pasaron. A partir de la tercera, era un lostie.

Seguir la serie al ritmo de emisión americana no era sólo un deber, era una necesidad. ¿Para qué sirve ver Lost si no lo puedes comentar? ¿Cómo vas a comentarlo si no lo sigues al ritmo americano?. No os habéis dado cuenta de la cara de condescendía que ponéis cuando alguien os pregunta no ya algo de una temporada antigua que esté empezando a ver, si no algo de un capítulo de hace tres semanas. Sí, reconocerlo, les miramos como pensando… “no te queda nada por aprender en esta vida”.

Cuatro años bajando Lost. Y parece que fue ayer. Pero no fue ayer, sino el miércoles el día en que me descargué un capítulo de Lost por última vez. Que bajón.

4501068977_b142af6a8d_o

Uno ya va siendo viejuno, cuando empezó la serie no tenía canas y ahora ya asoma alguna por mi cabeza. Tan viejuno que viví una época en la que se ligaba por carta. Sí, carta, un trozo de papel que era como un email impreso que se metía en un sobre con una foto del rey pegada con saliva , y que tardaba entre dos días y una semana en llegar a su destino.

Enviabas la carta y esperabas respuesta. Y te asomabas cada día al buzón esperando noticias de esa chica que te hacía perder el sentido. Como te asomas cada semana a Lostzilla o SeriesYonkis… esperando cada capítulo.

El día que la carta llegaba levitabas frente al buzón. Cerrabas los puños y se te escapaba alguna interjección de alegría que destapaba la mirilla de la vecina del primero. Antes de llegar a casa ya habías abierto el sobre y leído el primer párrafo. Como cuando recién bajado tu capítulo de Perdidos no puedes evitar ver los primeros minutos, aunque lo vayas a ver entero dos horas más tarde.

A veces las cartas contenían frases como “me acuerdo mucho de ti” o “quiero volver a verte pronto” . A veces sólo te contaba como le habían ido la cosas en el instituto, y tenías que agarrarte al beso de la firma para sentir que el amor seguía vivo entre vosotros. Exactamente igual que cuando te tragas un capítulo de relleno en Perdidos, y sólo en el minuto final antes del LOSTAZO te hace vibrar medianamente.

Lo mejor sin duda de Lost ha sido vivirlo con pasión. Tantas cosas he criticado y criticaré de esta serie. Sin embargo ahora que se acerca al final, sólo quiero quedarme con esa sensación de esperar un nuevo capítulo, de esperar una nueva carta. Algo que despierta esa clase de ilusión en tu interior no puede ser malo.

Una loca sucesión de abatimientos y esperanzas y miradas en la lontananza del buzón….. Así describía una de mis relaciones por carta un día de alta tasa de alcohol en sangre en una arrebato de ser bohemio. Así describo ahora mi relación con Lost, un día antes de nuestro adiós que será sin carta de por medio… será en persona, en directo.

Al final de esta relación espero una decepción, pero me conformaría con un buen beso de despedida que recordar de por vida.

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. des4815162342
    23 mayo, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar