Breaking Bad. Química televisiva


Buenas noches bloguer@s,

tenía preparada hoy una magnífica introducción para esta genial serie, pero la verdad es que con las funestas noticias que he recibido hoy sobre la forma tan poco sensible con la que adsense nos trata, se me han quitado las ganas. No vaya a ser que se cuele algún pecho femenino en la introducción y los todopoderosos señores de Internet decidan reducir nuestro blog a cenizas. Lo triste es que sólo tenemos el derecho al pataleo por el momento, aunque me estoy empezando a cansar de las prácticas de algunos gigantes de las tecnologías. ¿Dónde está la esencia de la libertad de expresión? En fin, que como se suele decir, un buen deshago sexual a tiempo acabaría con gran parte de la mala leche que hay contenida en este mundo perruno.

Después de mi derecho al pataleo y tras haber tenido que retirar entradas cuya elaboración le llevaron unas cuantas horitas a quien os escribe hoy, me meto de lleno en mi último y tardío descubrimiento en cuanto a series se refiere. Si por casualidad se me escapase la palabra pecho (o cualquiera de sus múltiples sinónimos), no dudéis en denunciarme ante las autoridades más cercanas para que me lleven cuanto antes a la prisión de Guantánamo.

El principal artífice y sobre el que gira la serie es Walter White, una eminencia en asuntos de quí­mica que, por desaciertos de su vida, ha terminado como profesor de la asignatura de quí­mica para alumnos de instituto. Los “modestos” ingresos como profesor (se llama modesto a cualquier cosa en USA: 45.000 $ anuales creo recordar que es lo que percibe como maestro de química) apenas le dan para sacar adelante su familia de clase media.

Su mujer Skyler, con una niña en camino que no estaba planificada, y su hijo, Walter Junior, con deficiencias motivadas por una parálisis cerebral que afectan parcialmente a su habla y a su motricidad (no así­ a su capacidad de raciocinio, en plenas facultades), componen dicha familia un tanto atí­pica para lo que suele ser la idí­lica estampa del hogar americano.

La vida de Walter White da un giro radical en el momento que le diagnostican un cáncer de pulmón (hecho que sucede en el episodio piloto, no estoy destripando prácticamente nada). Paradógicamente, él nunca fumó y la noticia de su estado de salud hace que su mundo se venga abajo.

Por otro lado, el marido de su cuñada, Hank, es un alto cargo de la D.E.A (Drug Enforcement Administration). En el 50 cumpleaños de Walter, le hace un ofrecimiento para presenciar alguna de las operaciones especiale que llevan a cabo. A pesar de su reticencia incial, Walter finalmente se anima y decide asistir como espectador en la detención del productor de metanfetamina sintetizada en un laboratorio ilegal. Jeese Pinkman socio del productor de metanfetamina que detiene la D.E.A, salva su pellejo por estar en ese momento entregado a otros asuntos más placenteros. Aficionado a las MILF’s se encontraba en plena tarea con una apuesta señora que reside en una casa próxima al laboratorio ilegal mientras los agentes anti-droga reducí­an a su compañero de andanzas. En su huida, Pinkman es observado con atención por Walter, quien reconoce rápidamente el rostro sorprendido y contrariado de su ex-alumno de quí­mica de hace años.

Ese momento marcará una asocicación entre White y Pinkman, que los convertirá en dos de los mejores productores de metanfetamina de la zona. Aunque su camino hacia el estrellato culinario de esa droga estará lleno de baches que les harán retroceder en numerosas ocasiones, muchas de ellas cómicas a pesar de su dosis de dramatismo.

¿Quién es quién?

Los principales personajes son el núcleo familiar de Walter, a saber:

Bryan Cranston es quien encarna a Walter White. Cranston ganó durante 3 años consecutivos la estatuilla de los Primetime Emmy Awards, en la categoría de Outstanding Lead Actor in a Drama Series.
Anna Gunn es Skyler White, mujer en la ficción de Walter.

Betsy Brandt encarna a Marie Schrader, hermana de Skyler y esposa de Hank.

Dean Norris es Hank Schrader, el marido de Marie y destacado agente de la D.E.A en
RJ Mitte es Walter White, Jr, hijo de Walter y Skyler.

Por supuesto, Jeese ocupa el segundo papel más importante en la serie, y varios miembros de su peculiar familia tendrán apariciones intermitentes:

Aaron Paul interpreta a Jesse Pinkman el socio forzoso de Walter White. A pesar de sus idas y venidas, terminan forjando una peculiar amistad.
Michael Bofshever es el personaje de Mr. Pinkman , padre de Jeese.
Tess Harper, por su parte, es Mrs. Pinkman, madre de Jeese.

Y tanto los agentes de la DEA (aparte del genial Hank) como sus antagonistas narcotraficantes tienen un destacado puesto en la serie:

Steven Michael Quezada es Steven Gomez, fiel compañero de la D.E.A de Hank.

Maximino Arciniega interpreta el personaje de Krazy-8, el primer distribuidor al por mayor de la metanfetamina con el que trata Pinkman.
Raymond Cruz es Tuco Salamanca, sucede a Krazy-8 dominando el emporio de la distribución de droga con unas formas mucho menos amigables si cabe que las de su predecesor.
Mark Margolis encarna al tío de Tuco, que a pesar de sus mermadas facultades físicas, pondrá en más de un aprieto a White y a Pinkman.
Giancarlo Esposito es Gustavo ‘Gus’ Fring , un discreto narcotraficante conectado al cartel de Juárez que opera de un modo totalmente profesional en los negocios en los que está involucrado.
Luis Moncada y Daniel Moncada, dan vida a los temibles hermanos Salamanca, Marco y Leonel respectivamente.
Danny Trejo interpreta a Tortuga, un ex-narcotraficante reconvertido a informante de la D.E.A.

Otros personajes destacables:

Jessica Hecht encarna a Gretchen Schwartz, ex-rollito de Walter.
Christopher Cousins es Ted Beneke, jefe de Skyler.
Carmen Serano da vida a Carmen Molina , directora del instituto donde imparte química Walter.
Bob Odenkirk es Saul Goodman, el histriónico abogado que asesorará a Walter y a Jeese.
Jonathan Banks interpreta a Mike, el “señor lobo” que resuelve todos los entuertos.

Lo mejor

El episodio piloto de la serie. He de confesar que comencé dos veces la serie, no fui capaz de concederle más de 5 minutos porque tenía una idea totalmente confundida de su trama. A la tercera fue la vencida, y ahora estoy casi en el ecuador de su tercera temporada.

Hank, parece que este hombre nació para hacer papeles de policía. Interpreta perfectamente la dualidad de su personaje, que pese a ser un tipo capaz de enfrentarse a situaciones muy arriesgadas y jactarse una vez que sale de ellas, las pasa canutas cada vez que tiene que ir desplazado a “El Paso” (la zona fronteriza mexicana con USA cerca de Nuevo México) o coger un ascensor. Detrás de su aparente robustez acecha la fragilidad emocional que sufre este tipo duro motivada por el trágico suceso que vive en “El Paso”.

Los mensajes del contestador de Jeese Pinkman y el argot de la calle que emplea para expresarse. Y es que Jeese se maneja como pez en el agua en el mundo callejero, con sus atuendos de hip-hop, es, si se lo propone el rey de la calle.

El aspecto de tipo duro de Walter White tras su corte de pelo y su alter ego, Heisenberg. Y es que se produce una auténtica transformación cuando, motivado por la caí­da de pelo que le provoca la quimioterapia, se rapa al cero, se coloca las gafas de sol y se viste de negro y con sombrero en ristre.

Su increíble nivel de secundarios. Quien más quien menos todos los actores y las actrices que hacen un papel de cierta entidad, tienen un pasado interpretativo bien curtido y eso, se nota en el trabajo final.

Lo peor

La dureza de algunas imágenes. La serie tiene unos geniales efectos especiales, y eso hace que algunas de sus escenas más crudas nos dejen bastante tocados.

El drama de la droga. A pesar de ser una serie de ficción muchos de sus dramas expuestos seguro que son superados por la dura realidad.

El malísimo español de Giancarlo Esposito, para que luego digan de los españoles hablando inglés. Digo yo que con tantos medios que tienen en Estados Unidos para las series, este hombre podría haber adquirido un acento medianamente inteligible. Menos mal que hablando e interpretando en inglés, es un auténtico crack.

Veredicto

Te engancharás y tendrás que ir a una clínica de desintoxicación televisiva cuando la serie concluya. Por el momento, el último episodio de la cuarta temporada actualmente en emisión en Estados Unidos, está previsto para salir “al aire” el próximo 9 de octubre. Habrá que racionar bien las dosis y aguantar el síndrome de abstinencia cuando termine.

No obstante, hay otras series en el panorama televisivo que seguro os ayudarán a pasar el trance. De todo eso y mucho más os daremos cuenta en este, vuestro blog :-)

Artículos relacionados

Acerca del autor

2 Comentarios

  1. Moises
    6 noviembre, 2011
  2. Ikeisenhower
    7 noviembre, 2011

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar