Viaje a Australia II: Top end- Kakadu y Litchfield


Australia

La siguiente etapa de nuestro viaje comenzo en Darwin, la ciudad mas grande del Territorio del Norte. En esta zona podemos encontrarnos los simbolos mas representativos de Australia: los aborigenes, los sombreros con colmillos,los cocodrilos, los paisajes de roca…

Mas al sur se encuentra la mitica Ayers Rock, Uluru, pero nosotros decidimos no ir para alla. En este pais hay que optimizar el tiempo y recorrer 2000 km de desierto para ver una roca, por muy impresionante que sea, no nos parecio adecuado. Decidimos quedarnos por los alrededores de Darwin visitando el parque natural mas grande de Australia, y posiblemente el mas famoso: Kakadu. Tambien nos dio tiempo a visitar otro parque de la zona: Litchfield. Abrocharos los cinturones que arranca el Jeep.

“Soy Darren from Darwin”, asi se presento el que seria el guia de nuestro viaje a Kakadu y a la postre persona clave en nuestra experiencia en el parque.

Darren, un aborigen con rastas, que nos amenizaba el viaje en su Toyota, Toyota, Toyota (a los aborigenes les gusta repetir palabras) con cintas de Bob Marley, musica de Digeridoo y tambien country. No tardaria mucho en hacernos su primera demostracion al puro estilo Cocodrilo Dundee: Ibamos a 100 km/h por la autopista cuando de repente frena, se mete en el arcen, da media vuelta y volvemos unos 200 metros. Se baja del coche, nos pide silencio y al rato nos llama. Acababa de coger un lagarto de casi un metro, un frilled neck lizzard, el tipico que se le abre una especia de cometa en el cuello cuando esta asustado… No era el caso en esta ocasion. Darren siente pasion por aquellas tierras, algo que se encargo por trasmitirnos. Tanta pasion como menosprecio por el negocio turistico que se pueda montar alrededor.

Nuestra primera parada del viaje, un crucero por el rio Adelaida para ver cocodrilos, lo definio como un circo. Pero dejare el relato de este circo para mas tarde.

Al grano, si tuviera que analizar nuestra experiencia de tres dias/dos noches en Kakadu friamente, con la cabeza… no estaria entre lo mas destacado de este viaje. Pero si tuviera que hacerlo con el corazon, puede que si lo estuviera. De lo que estoy seguro es que nuestras aventuras alli las recordaremos por mucho tiempo.

Pinturas sagradas en entornos magicos, vistas espectaculares, cascadas, gargantas, pozas… a las que accedimos a trepando literalmente por las rocas y donde nos bañamos a pesar de los carteles que advertian de la presencia de cocodrilos (ginga, ginga, ginga). Pero si Darren nos decia, que no habia peligro, ni caso a los carteles. A fin de cuentas, aqui las autoridades se curan en salud… yo aviso y si luego te pasa algo no reclames.

Fue estupendo dormir en medio de la naturaleza y despertarse con el sonido de los pajaros, aunque se pusieran a cantar a las siete de la mañana. Los atardeceres en esta region son, hablando en plata, la hostia. Parece que un pintor creara cada dia una obra distinta,utilizando el rojo, amarillo y el blanco sobre un lienzo azul

En fin, pasemos ahora a lo malo, es decir, pasemos a juzgar con la cabeza: hay moscas, moscas cojoneras, por todos lados (con las ayuda de los amigos con los que compartimos jeep compusimos la cancion I dont like the flies). El parque es inmenso, y eso significa que para ir de un sitio de interes a otros hay que recorrer trayectos de una o dos horas. Y bueno, el ir con un guia anti-turistico significo en algun caso perdernos un atardecer para ir a recoger leña…

Litchfield tenia los mismo parajes espectaculares en un espacio mas pequeño. Lo que significaba trayecto menores en coche. A todos ellos se accedia por perfectos caminos artificiales y ademas esta mas cerca de Darwin. Sin duda un viaje mas comodo. Pero alli nos estaba Darren, no estaba nadie para trasmitirnos pasion, ni para hacernos sentir aventura. Tengo que decir que Kakadu, y nuestra aventura australiana en general, son viajes ideales para cobardicas con espiritu valiente, como nosotros. La dosis justa de adrenalina. Si, porque con los mismos parajes, no supone el mismo riesgo hacerlo en un pais del llamado primer mundo como Australia, que hacerlo en un pais africano por ejemplo.

Ademas en Kakadu, la gente con la que compartimos camping y 4×4 eran estupendos…

Y antes de acabar este post. Vayamos por los cocodrilos. Resulta que tanto el viaje a Kakadu, como el de Litchfield incluian este crucero. La primera vez acudimos entusiasmados, y salimos contentos por haber visto algun cocodrilo, pero tambien pensando que aquello era muy “turi” y con poca accion. La segunda vez acudimos resignados, pero salimos sorprendidos. Ese dia los cocodrilos estaban muy activos, hubo un momento en que nuestra barca estuvo rodeada por cinco, incluido uno de casi seis metros, ni dios se atraveia a asomar el brazo para sacar una foto.

La moraleja es que el circo de los cocodrilos, depende de la actividad que tengan estos. Voy cerrando que me lio y esto va por tiempo.

Solo decir que cuando abandonamos Darwin, una pena muy grande nos invadio. Si, esta etapa nos ha tocado el corazon. No pudimos evitar un boh-boh (adios en aborigen), desde la ventanilla del avion.

La siguiente etapa en la que me encuentro inmerso (nunca mejor dicho) es la zona de costa pararela a la barrera de coral. Hoy me he hecho una foto en una cascada donde se rodo el anuncio de Timotei con la camiseta del blog… prometo publicarla en el proximo post, no se cuando tendre tiempo. Hoy ha sido un dia especial, tenemos que coger un autobus a las doce de la noche para ir a Tonwsville y estamos aqui esperando. Perdonar la falta de acento y errores que haya podido cometer … no hay mas tiempo para revisar.

BOH-BOH!

Artículos relacionados

Acerca del autor

2 Comentarios

  1. De Cabo
    9 noviembre, 2007
  2. Mar
    11 noviembre, 2007

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar