La Plaza mayor de Salamanca


Plaza Mayor de Salamanca

En el solar antiguamente conocido como “la mayor plaza de la cristiandad” y que abarcaba el espacio que hoy ocupan mercado central y plaza mayor, se comenzó a construir en 1729 lo que hoy es una de las señas de identidad de la ciudad de Salamanca. Su plaza mayor. Muchos creen que fue un favor de Felipe V como apoyo de la ciudad a su causa en la guerra de Sucesión, pero realmente no fue así, sino que la mayor parte del dinero para tamaña obra salio de bolsillos charros y su gran impulsor y a quien hoy se la debemos en gran medida fue el regidor de la época, Don Rodrigo Caballero y Llanes.

Plaza mayor de nocheDurante su edificación, tuvo lugar un parón entre los años 1735 y 1750 debido a falta de dinero y a litigios con alguno de los propietarios de las viviendas en cuya fachada iba a construirse la obra. Tras cada balcón se esconden viviendas particulares, las cuales inicialmente supusieron la vivienda de los comerciantes que montaban el mercado en el centro de la actual plaza, y cuyo dinero servía para ir sufragando los gastos de la obra. Obra llevada a cabo con granito y piedra de Villamayor, la cual le confiere ese color dorado.

De forma cuadrada no perfecta, consta de 4 lados, donde uno de ellos alberga la casa consistorial, uno de los motivos por los cuales se construyó la plaza. Todas las columnas aparecen coronadas con los famosos medallones, figurando en el pabellón real los de los reyes de Castilla, en el pabellón de San Martín los de importantes descubridores y conquistadores, en el del ayuntamiento personajes y reyes relativamente recientes y en el ultimo pabellón, el de Petrineros, personajes de la cultura y héroes locales, entre los que cabe destacar a Julián Sánchez “El charro” y al General Lord Wellington, único extranjero con medallón. Este edificio barroco está rematado en su parte alta con pináculos sin significado para los ojos noveles, pero donde en su cúspide aparece la flor de Lis, símbolo borbónico, dinastía de Felipe V. Rey por cierto que aparece en 3 medallones, en 2 de ellos por ser rey y en un tercero por ser quien ordenó la construcción de la plaza mayor.

Plaza Mayor ajardinadaCon el devenir de los siglos, la plaza paso de albergar el mercado, a albergar desde corridas de toros hasta un gran jardín con trafico rodado alrededor para finalmente quedar como hoy la conocemos, con un austero suelo de granito como el de muchas plazas castellanas. Esto hace que suponga un lugar privilegiado para pasar la tarde jugando a las cartas, fumando un cigarrillo sentado contra una farola, charlar en corrillos o hacer malabares. O al menos eso suelen pensar muchos, especialmente extranjeros o “guiris”, como son más conocidos. La plaza mayor supone hoy el salón de la ciudad donde en fiestas se realizan conciertos y actuaciones, tanto de día como de noche. Es precisamente por la noche cuando uno puede admirar la belleza que brinda el monumento desde otra perspectiva a la diurna, pues no se aprecian los detalles, pero la apropiada iluminación confiere a la piedra un bonito color dorado. En definitiva, un lugar lleno de vida y actividad en el que, como diría el licenciado Vidriera, autóctonos y venidos de fuera pueden “gustar de la apacibilidad de su vivienda”.

Como dicen que una imagen vale más que 1000 palabras, El blog de De Cabo te regala este fondo de pantalla de la Plaza Mayor de Salamanca en verano.

Plaza mayor de noche

Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

13 Comentarios

  1. sil
    17 noviembre, 2007
  2. De Cabo
    17 noviembre, 2007
  3. Paloma
    17 noviembre, 2007
  4. Stackhouse
    17 noviembre, 2007
  5. Abogado
    18 noviembre, 2007
  6. De Cabo
    18 noviembre, 2007
  7. Román
    28 julio, 2008
  8. De Cabo
    28 julio, 2008
  9. Stackhouse
    28 julio, 2008
  10. Román
    28 julio, 2008
  11. Stackhouse
    28 julio, 2008
  12. riojerte
    8 abril, 2011
  13. Carlos
    3 noviembre, 2014

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar