Salamanca, la ciudad del Renacimiento

Tenía pensado hacer un post sobre mi viaje a Barcelona, y ya que este viaje se suspendio por las inclemencias del tiempo charro, os dejo unas líneas sobre la historia y el arte renacentista salmantino.
Salamanca puede considerarse, junto con Úbeda y Baeza, las ciudades más representativas del protorrenacimiento español. Considero la palabra protorrenacimiento o prerrenacimento para designar lo que todos conocemos como plateresco. Superado el término de “plateresco”, denominamos esta etapa como protorrenacentista o prerrenacentista, un periodo en el que conviven unas estructuras arquitectónicas tradicionalmente góticas y la decoración “a lo romano”, importada de los repertorios decorativos de la arquitectura lombarda y francesa del inicio del siglo XVI.

spain-salamanca-torres-catedral-exposicin-ieronimus.JPG

La llegada del siglo XVI supuso para Castilla una etapa de prosperidad. En este contexto de prosperidad económica, comienza a gestarse la idea de ciudad renacentista en contraposición con la ciudad medieval existente hasta ese momento. Salamanca se había constituido como villa medieval en el siglo XII tras la repoblación iniciada por Raimundo de Borgoña. Durante los siglos XII y XIII la actividad constructiva de la ciudad se limitó sobre todo a las construcciones promovidas por el estamento eclesiástico, como las iglesias románicas. Los siglos XIV y XV fueron una época de una gran inestabilidad política y social en Salamanca donde existía un importante sector aristocrático dividido por las luchas entre los distintos linajes.
Una consecuencia a nivel artístico y constructivo de esos bandos nobiliarios sería la edificación de sus mansiones con aspecto de fortaleza. Sin embargo, esa misma nobleza, pocas décadas después, va a propiciar la introducción de un nuevo concepto de arquitectura señorial y palaciega.
En el inicio del siglo XVI se desarrolla una importante actividad constructiva en dos ámbitos principales: el eclesiástico, con la construcción de la nueva Catedral, iglesias, monasterios, conventos, y el civil, con casas nobles, palacios y capillas privadas, además de la ampliación del Estudio salmantino, colegios, etc.

reyes-catolicos1.jpg

Las familias nobiliarias salmantinas (Maldonado, Solís, Anaya, Rodríguez Figueroa, etc…) son algunos de los promotores más importantes de la arquitectura salmantina de la época. Se mostraron interesados en potenciar su poder económico y social a través de la actividad constructiva. En ellos se ha producido una transformación importante respecto a la mentalidad medieval. En el inicio del renacimiento levantan sus palacios como símbolo del poder y sus capillas e iglesias destinadas al enterramiento, en las que esa ostentación del poder perdure tras su muerte .
Por otra parte, el clero, del que formaba parte el cabildo catedralicio, las cofradías, las nuevas ordenes religiosas que se asientan en la ciudad al amparo de la Universidad y, por último, personajes individuales como el Arzobispo Alonso de Fonseca, o Fray Juan Álvarez de Toledo, también se muestran muy activos desde el punto de vista constructivo.
La Universidad de Salamanca jugó un papel protagonista en todos los aspectos sociales del siglo XVI. Desde las últimas décadas del siglo XV se produjo una revitalización de la relación entre la universidad y el poder establecido. Las universidades se convirtieron en instrumentos de los procesos nacionalizadores de los Estados por medio de la apertura hacia la secularización de sus miembros. La universidad en ese momento representa un paradigma del cambio en la función social y política .

Los Colegios Mayores fueron un elemento significativo en este proceso. Se afianzaron como centros de poder y gozaron de algunos privilegios en cuanto a su estatus dentro de la Universidad. En ellos se formaron los más altos funcionarios de la Iglesia y del Estado. Los colegios menores, tenían características similares pero con unos privilegios reducidos en comparación con los mayores.
A finales del Siglo XVI Salamanca era una de las ciudades más pobladas de la corona de Castilla y la que albergaba la Universidad más importante de la Península Ibérica.

picture-002.jpg

La Universidad de Salamanca tuvo un papel indiscutible en la introducción del Renacimiento en la Península Ibérica. Desde mediados del siglo XV llegaron a la Universidad Salamanca una serie de maestros italianos que enseñaron en las aulas salmantinas los nuevos métodos de enseñanza y nuevas teorías filosóficas basados en el humanismo y en la cultura proveniente de Italia .
Otro de los factores claves de la apertura de la ciudad hacia Europa fue la llegada de la imprenta a Salamanca en 1472. La repercusión de la imprenta en Salamanca, sumada a los permanentes contactos personales y epistolares entre intelectuales de la ciudad e intelectuales foráneos, favoreció la introducción de una nueva mentalidad que se propagó rápidamente hacia los niveles sociales más altos.

Una primera fase de introducción del Renacimiento se identifica con la decoración “plateresca” o el protorrenacimiento. Este estilo recubrió las estructuras góticas con una exuberante decoración importada de modelos, grabados y estampas que procedían de Italia y se difundieron por toda Europa. La ornamentación renacentista recoge la influencia de la Antigüedad romana, con la que la cultura española se comenzó a sentir muy identificada. Los grandes promotores del arte salmantino al comienzo del siglo XVI adoptan esa cultura de la Antigüedad, ya que respondía a la necesidad de representar la imagen de magnificencia. El modelo “a lo romano” se pone de moda en la ciudad. Este estilo plateresco tiene un importante nexo de unión con lo que se estaba realizando en el norte de Italia, sobre todo en la zona de Lombardía. Los grutescos, los trofeos, las armas, los medallones etc, forman parte del repertorio decorativo renacentista.

El siguiente post para no aburriros será una pequeña guía de lo que el Renacimiento dejó en Salamanca, de lo que podemos ver y de lo que no (mas del 50% de lo construido en aquella época ha desaparecido, monasterios como el de San Francisco, San Vicente o los Colegios de Cuenca, Oviedo, o San Bartolomé).

Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

4 Comentarios

  1. De Cabo
    10 diciembre, 2007
  2. Stackhouse
    11 diciembre, 2007
  3. Bird
    12 diciembre, 2007
  4. Stackhouse
    12 diciembre, 2007

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar