Viaje a la esencia del vino I


Estos días he visitado una región española conocida internacionalmente por ser la gran exportadora de vinos españoles, pero desconocida en muchos otros aspectos. La Rioja es una de esas regiones que te sorprenden cuanto mas las conoces.

Su capital Logroño, está bañada en su lado norte por el rió Ebro, resulta un lugar imprescindible del paso de los peregrinos del Camino hacía Santiago de Compostela. Su etimología “Lucronio” nos hace sospechar que posiblemente ya existiera un asentamiento en la época romana. Durante la Edad Media se convierte un paso de peregrinos de los caminos hacia Santiago, y cruce de caminos y de conflictos fronterizos entre los diferentes reinos de la Península. En el inicio del siglo XVI se convierte en una de las principales ciudades de resistencia ante los ataques del rey francés Francisco I.

logrono-laurel.JPG

A partir de la edad Moderna, Logroño se erige como un importante centro comercial. En 1833 se convierte en capital de provincia, en la denominada Provincia de Logroño, aunque no sería hasta los años treinta del siglo XX cuando superó los treinta mil habitantes.

En Logroño hay varios lugares interesantes para el recorrido artistico y cultural, entre ellos la Concatedral de Santa María de la Redonda, edificio renacentista, al que se le incorporan dos grandes torres gemelas, en el siglo XVIII. La Iglesia de San Bartolomé, edificada en el siglo XIII adosada a la muralla de la ciudad, su portada es la mejor muestra de escultura gótica de La Rioja, y como apunte muy personal, con una buena serie de medallones del siglo XVI, que según el párroco “esto es ya del siglo XVI… hay que mirar lo del siglo XII”.
La Iglesia de Santiago pertenece al estilo denominado Reyes Católicos, destaca en el exterior una gran escultura de Santiago Matamoros, que sólo se puede ver en su totalidad si te colocas en la calle perpendicular a la iglesia. Y la Iglesia de Palacio, que cuenta con una aguja gótica piramidal del siglo XIII visible desde toda la ciudad.
Interesante dentro de las construcciones renacentistas es la visita a las Murallas del Revellín son los restos de las fortificaciones que tuvo la ciudad de Logroño, de las que se conserva la puerta que da al oeste.
El Ebro es considerado eje transversal de la ciudad y sobre él se elevan varios puentes de gran importancia monumental. Puente de Piedra o de Puente de San Juan de Ortega, el cual desapareció en una riada, el que actualmente vemos fue construido en 1884, consta de 7 arcos y su longitud es de 198 metros. Y el Puente de Hierro o Sagasta, inaugurado en 1882, tiene una longitud de 330 metros.

calle-portales-logrono.JPG

Una de las calles más famosas de la ciudad es la Calle Laurel, en ella los logroñeses se congregan a beber buen vino y degustar pinchos. El vino, Rioja, por supuesto, muchos prefieren el crianza, pero otros muchos beben el vino cosechero, es decir el vino del año o vino joven. Para comer, puedes degustar una gran cantidad de pequeñas piezas de exquisita gastronomía logroñesa, entre los más famosos los Champis, champiñones a la plancha con algunos añadidos como ajo, gambas, etc; los Cojonudos, pequeños huevos de codorniz con pimientos sobre una rebanada de pan. El embuchado, los huevos rotos, brochetas varias, la careta… Una infinidad de pinchos, que acompañan a un buen vino. También es famosa, por la cantidad de transeúntes la Calle Soportales, la Calle San Juan, la Rua Vieja o la Calle Mayor, lugar ideal para tomarte unas copas.

101_3336.JPG

El vino es uno de los ejes centrales de la vida riojana, las viñas cubren buena parte de la extensión de la región y se convierten en motor de la vida industrial y comercial de La Rioja. Si visitas esta zona no puedes perderte la visita a una Bodega. En mi caso visité Viña Tondonia, la bodega de la familia López de Herédia, una de las más antiguas bodegas de La Rioja, con unos 120 años, está situada en la localidad de Haro a uno 50 kms de Logroño. En 1877, don Rafael López de Heredia se afincó en Haro y comenzó su andadura en el negocio del vino, exportando grandes cantidades de vino a Francia. Poco a poco fue comprando terrenos, que roturó y desfondó, plantando en ellos vides por primera vez. Así creó hacia 1.914 “Viña Tondonia” y más tarde las otras tres fincas propiedad hoy de la Sociedad familiar: Viña Bosconia, Viña Zaconia y Cubillas.

vinatondonia.JPG

El recorrido por la bodega se inicia con el relato de la fabricación, todavía artesanal, del vino, un recorrido entre barricas, moos, lleno de pasadizos con años de historia y con millones de litros en sus entrañas. Durante el recorrido puedes visitar el lugar donde se construyen las barricas y toneles. Es una de las poquísimas bodegas en el mundo entero con tonelería propia artesanal contando con tres maestros toneleros que construyen y reparan el cien por cien de las barricas que utilizan. Al igual que la elaboración de estas barricas, toda la elaboración de los vinos de Viña Tondonia es artesanal, tal cual se hacía hace 100 años.

A través de los pasillos de la bodega se llega a la margen izquierda del río Ebro, desde allí se puede contemplar un paisaje espectacular con buena parte de los viñedos de los López Heredia, situados en la margen derecha del río.

vinatondoniaexterior.JPG

El último paso de la visita es una extraordinaria degustación, en nuestro caso de un vino blanco de 1989, con 18 años ya y un gran reserva tinto de uno 10 años. Añado, sin querer hacer propaganda, que la visita es gratuita y es de agradecer probar un gran vino ¿no?

Dejo para otro día las visitas al los centros cuna del castellano: San Millán de la Cogolla, Santo Domingo de la Calzada, y otros parajes riojanos.

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. De Cabo
    31 diciembre, 2007

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar