Viaje a la esencia del vino II

La Rioja es la cuna de nuestro idioma castellano, fue allá por el siglo X en un recóndito lugar de la sierra, en el valle del monte Cogollo, donde se escribieron las primeras palabras en castellano. Este hecho se debió a un monje que escribió en los márgenes de su manuscrito la traducción de lo que estaba copiando en latín. En aquella época el latín se hablaba solamente en los monasterios y entre las clases cultas, mientras el vulgo hablaba el llamado latín vulgar, el romance o lo que podemos considerar el castellano antiguo.
Los monasterios de Suso y Yuso en San Millán de la Cogolla, son Patrimonio de la Humanidad y Cuna del Castellano. De estos monasterios riojanos parte el Camino de la Lengua.

Monasterio de Suso

En el Monasterio de Suso, el más antiguo, situado entre montes, los eremitas del Medievo escribieron en sus scriptorium las primeras palabras en castellano y en euskera. Se sitúa en el lugar donde vivió, entre bosques, San Millán allá por los siglos V y VI (según la historia San Millán vivió 101 años). Poco a poco fundó una congregación de monjes que vivió entre los bosques en las cuevas formadas por las rocas, cuando la comunidad fue lo suficientemente grande fundaron el monasterio de Suso. Actualmente podemos ver las construcciones visigodas y románicas, además de la antigua tumba del Santo.

El Monasterio de Yuso, es decir, el monasterio de Abajo, es más grande y rico, acoge en su interior el aula de la lengua castellana y una gran biblioteca única. Existió una construcción primitiva, medieval, pero de ella no resta nada, se conserva toda la construcción del siglo XVI (iglesia y parte del claustro) y el resto del siglo XVII. Merece la pena visitar la colección de cantorales, una de las cuatro mas importantes de España.

Monasterio de Yuso

De camino hacia San Millán pasas por un pequeño pueblo, Berceo, la localidad donde nació de Gonzalo de Berceo, el primer poeta de la lengua castellana.

Cercano a San Millán de la Cogolla se encuentra otro de los lugares que hay que ver si se visita esta región, Santo Domingo de la Calzada. Esta localidad se levanta sobre una extensa llanura, a orillas del río Oja, a los pies de la Sierra de la Demanda. Es otra de esas localidades que forman parte del Camino de la peregrinación hacia santiago y es famosa por uno de los milagros más “sorprendentes” de la Edad Media. Este pueblo estuvo ligado al Camino de Santiago desde sus orígenes en el siglo XI. Calzada significa sendero o camino. Santo Domingo, fue un joven pastor de la localidad que se educó en el monasterio de Valvanera – Patrona de la Comunidada – y solicitó entrar en el famoso monasterio de San Milán de la Cogolla.

Catedral de Santo Domingo de la Calzada

La iglesia de Santo Domingo de la Calzada, en la que fue enterrado el santo actualmente tiene rango de catedral.
En la pared de la catedral hay un retablo con varias tablas que recuerda los milagros de Santo Domingo, entre ellos más famoso es El Milagro de la Gallina:
Cuenta la tradición que entre los muchos peregrinos compostelanos que hacen alto en esta ciudad para venerar las reliquias de Santo Domingo de la Calzada, llegó aquí un matrimonio alemán con su hijo de dieciocho años llamado Hugonell. La chica del mesón donde se hospedaron se enamoró del joven Hugonell, pero ante la indiferencia del muchacho, decidió vengarse. Metió una copa de plata en el equipaje del joven y cuando los peregrinos siguieron su camino, la muchacha denuncio el robo al Corregidor.

Las leyes de entonces castigaban con pena de muerte el delito de hurto y una vez fue prendido y juzgado, el inocente peregrino fue ahorcado. Al salir sus padres camino de Santiago de Compostela, fueron a ver a su hijo ahorcado y, cuando llegaron al lugar donde se encontraba, escucharon la voz del hijo que les anunciaba que Santo Domingo de la Calzada le había conservado la vida. Fueron inmediatamente a casa del Corregidor de la Ciudad y le contaron el prodigio.

Incrédulo el Corregidor contestó que su hijo estaba tan vivo como el gallo y la gallina que él se disponía a comer. En ese preciso instante el gallo y la gallina saltando del plato se pusieron a cantar. Y desde entonces se dicen los famosos versos:
SANTO DOMINGO DE LA CALZADA
DONDE CANTO LA GALLINA DESPUÉS DE ASADA

Otras visitas que son ineludibles en La Rioja son Haro, Nájera, Anguiano o el Monasterio de Valvanera.

Esta es Bird

Y esta es Bird en Anguiano!

Artículos relacionados

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. quaid
    8 enero, 2008
  2. De Cabo
    9 enero, 2008
  3. Call me Ishmael
    9 enero, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar