Cuba II. Pinar del Río, Bahía de Cochinos y Varadero


Tras un merecido artículo dedicado únicamente a La Habana, hablaré en este de otros lugares visitados, muy bellos y muy útiles para conocer una pequeña parte de la historia reciente de Cuba y apreciar el modo de vida de los guajiros: los campesinos cubanos.

Pinar del Río

Pinar del río es un lugar de obligada visita para conocer la vida del campesino cubano. La gente allí vive esencialmente del cultivo del tabaco. Cogimos un autobús para hacernos a una autovía que más bien podría denominarse carretera ancha. En ella uno podía encontrarse desde una camioneta con gente sin camiseta fumando puros en el lugar de la carga, hasta una grúa averiada que remolcaba un autobús averiado pasando por vacas pastando a los lados. Antes de llegar a Pinar del Río, parada para ver plantaciones y secaderos de tabaco. Aunque uno no fume, como es mi caso, resulta curioso ver aquello entre un aroma de tabaco puro y sin aditivos: de la plantación al secadero y del secadero al puro. Proseguimos nuestro viaje para llegar finalmente a una fábrica de tabaco. En esta no estaba permitido sacar fotos para, según la autoridad, no manipular las fotos y poder dar una imagen denigrante de quienes allí trabajan, así que siento no poder mostrar fotos de esta. La fabrica, dividida por secciones, resultaba muy didáctica a los ojos profanos en la materia. En una primera habitación había una señora que quitaba el nervio de las hojas que llegaban del secadero para después, pasarlas en pequeños haces a un grupo de trabajadores dispuestos en unos pupitres como pueden ser los de una clase de cualquier facultad o instituto. En estos, los empleados juntaban y daban forma alargada a un pequeño grupo de hojas de tabaco hasta obtener finalmente algo similar a un puro y cortando el sobrante. Finalmente se coloca el capote y la capa, es decir, 2 hojas de tabaco externas que proporcionan al puro consistencia y hacen que permanezca compacto. Tras esto, quien termina acude a una mesa donde el puro se introduce en una maquina con un cilindro que mide cómo debe ser la absorción del fumador, de modo que si no se ajusta a un determinado rango, este no sirve, debe ser deshecho y vuelto a hacer. Si el tabaco -nombre que allí dan a los puros- es valido, se clasifica por tamaño, luego por color, se les colocan las vitolas y finalmente se introducen en cajas construidas en una habitación anexa a la fabrica.

Curiosidad

Como he dicho, la disposición de los trabajadores en la empresa es como la de los pupitres en una facultad o instituto europeo. Antiguamente el lugar del profesor en este caso era ocupado por alguien que en el tiempo del descanso leía novelas para que los trabajadores se relajasen escuchando los relatos mientras fumaban, algo que tenían y tienen permitido hacer. Las novelas que se leían eran El Conde de Montecristo, Romeo y Julieta y similares, de ahí que actualmente los puros que se fabricaban en estos lugares hayan adoptado esos nombres, convirtiéndose en las famosas marcas que hoy día existen en el mercado.

Siguiente parada y tras ascender por una sinuosa carretera flanqueada por frondosa vegetación: Valle de Viñales, donde se puede admirar un paisaje que recuerda más a Vietnam que al caribe, el cual y según se nos dijo, sólo existe en dicho país, en esta parte de Cuba y en China. Hablo de esas pequeñas montañas aisladas unas de otras y tapizadas de verde como las que se ven en la imagen.

Tras la visita, comida típica bajo un sotechado de palmera con un grupo de músicos amenizando la comida y visita a la Cueva del Indio. Se trata de una cueva natural excavada en la roca por el agua durante siglos a la que se accede en barca. No es gran cosa, pues además de ser un recorrido muy corto, en algunos lugares se ha cimentado el suelo, lo que ha roto el encanto natural en dichos tramos.

Bahía de Cochinos

Este sí, soleado día el que nos embarcamos hacia uno de los lugares más famosos de Cuba: la Bahía de cochinos. Antes pasamos por un mini zoo donde el visitante puede ver la fauna y flora de cubana, así como degustar el jugo de la dulce caña de azúcar recién exprimida, con o sin ron. Mejor con ron.

Tras este paseo, otro poco de carretera en el autobús que compartíamos con un grupo de bielorrusos que no paraban de preguntar –en ruso- al guía por las diferentes formas de cultivar los diferentes productos agrícolas cubanos. El viaje fue toda una clase de agricultura y una pesadilla para el guía. Durante la comida tuvimos la posibilidad de probar el cocodrilo, una carne con una textura similar a la del pez espada pero con un sabor entre pescado y marisco. No estaba mal.

Tras la comida, manita de crema y a ver un criadero de cocodrilos, previo paso por un poblado precolombino del que lo mas destacable fue el paseo en lancha rápida hasta el lugar, al que se accedía por canales de agua naturales que surcaban terrenos pantanosos próximos al mar. En nuestra visita al criadero pasamos por diferentes lugares en los que había cocodrilos ubicados por edades. Al principio reposaban cocodrilos de escasos 30 cm, mientras que en la charca final estaban los papas, con los que tuvimos poca suerte, pues no tenían hambre y nos quedamos con las ganas de verles alimentándose.

Como dije al principio, el final de la excursión tenía lugar en la Bahía de cochinos, también conocida como Playa Girón, situada esta a pocos kilometros de esta. En cada cruce en nuestra ruta hacia la playa, van quedando atrás señales con nombres de pueblos de marcado pasado español: Colon, Jovellanos, Carlos Rojas, Pedro Betancurt etc. Fue aquí, en la Bahía de Cochinos, donde en abril de 1961 se enfrentaron 1.511 exiliados cubanos entrenados por la CIA y apoyados por el gobierno norteamericano con 15.000 soldados del ejército cubano, en un intento de los primeros por tomar la isla para derrocar el régimen castrista recientemente instalado. La batalla se saldó con victoria del ejército revolucionario, que sufrió 176 bajas frente a las 115 de los exiliados. Además el ejército cubano hizo 1.189 prisioneros que, salvo sus lideres que fueron fusilados, fueron intercambiados por medicinas y alimentos para niños. En la carretera que nos llevaba a la bahía, advertimos la existencia de grandes y cuidadas tumbas que pertenecían según nos explicaron, a soldados del ejercito cubano caídos en dicha contienda. Si la existencia de carteles propagandísticos por toda la isla es abundante, en este lugar se acentúa mucho más. Sin duda, interesante y muy variada excursión.

Varadero

Varadero es una península situada a aproximadamente 2 horas al este de La Habana. La vida allí no esta orientada al turismo, esta hecha para el turismo. En todo su perímetro existen playas, lo que ha hecho de esta un lugar perfecto para ubicar hoteles. Además existe un pueblo con el mismo nombre en el que lo más destacable es el mercado y las discotecas, algunas incluso con salida a la playa. Un lugar que nada tiene que ver con lo que habíamos visto hasta el momento.

En el precio pagado por la estancia en el hotel esta incluida la colocación de una pulsera que te da derecho a buffet libre para comer y cenar, a tomar lo que desees cuando lo desees en cualquiera de las 2 barras que había en el complejo, a almorzar o merendar en un bar próximo a la playa; a disfrutar de barcas de pedales, piraguas, velero, gafas de buceo etc.

Es una gran forma de relajarse, pues a parte de disfrutar de lo anterior, el cliente del hotel tiene a su disposición una variada oferta de actividades llevada a cabo por un equipo que organiza y anima al personal con partidas de minigolf, clases de baile –muy divertidas por cierto- aquagym, actuaciones nocturnas etc. En definitiva, turismo de pulsera.

Tags: ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

7 Comentarios

  1. Public enemy
    16 abril, 2008
  2. De Cabo
    16 abril, 2008
  3. Bird
    16 abril, 2008
  4. Stackhouse
    17 abril, 2008
  5. kongovid
    19 abril, 2008
  6. Stackhouse
    20 abril, 2008
  7. Lore
    21 abril, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar