Viaje a Sicilia: Lo que merece la pena…

Sicilia es un bazar donde podemos encontrar de todo: antigüedades, historia, playas cristalinas, volcanes activos, ciudades barrocas… Pero es un bazar mal cuidado, como una de esas tiendas que podemos encontrar en alguna de la callejuelas que van a dar al rastro. Un bazar donde podemos encontrar un tesoro… o una cucaracha.

Habrá tiempo para las cucarachas en un próximo post, pero de momento vamos a hablar de las cosas buenas que tiene esta isla, que no son pocas.

He pasado en Sicilia una semanita. Quién piense que es tiempo suficiente para verlo todo, quizá no sepa que tiene 300 km de lado a lado y que es más grande que algún que otro país europeo. La idea de este artículo es recomendar lo mejor que he visto. Así que empecemos por el principio… el principio de nuestro recorrido.

Aterrizamos en Palermo, aunque esta ciudad ni la pisamos. Como he dicho, no había tiempo para ver todo, así que por lo que he leido y me han contado, a pesar de ser uno de los lugares más conocidos, decidí que era una visita prescindible yendo cortos de tiempo.

Los primeros días nos dedicamos a las ruinas, que aunque dicho así resulte un poco mal, resulta que en esta isla son muchas y bastante bien conservadas. Varias civilizaciones antiguas, sobre todo griegos y romanos, dejaron sus huellas aquí y se conservan en un estado que ya quisiera el Foro de Roma. Estuvimos en Segesta, Selinunte y en el Valle de los Templos en Agrigento. Si eres un historiador no te debes perder ninguna, si eres un turistilla con cultura de aficionado al Trivial Pursuit, como yo… mi consejo es prescindir de alguna. En concreto yo prescindiría de Segesta. La razón es que las otras dos tienen playas al lado para hacer el día más ameno y para refrescarse después de recibir la solanera entre tanto templo… Por las fotos, porque a nosotros no nos dio tiempo a pasarnos, recomiendo visitar la playa de Scala dei Turchi.

Del valle de los templos nos fuimos a San Angelo de Muxaro, un pequeño pueblo de interior, donde un emprededor de allí (el gran Piero) ha levantado Val di Kam, un negocio de turismo rural. El pueblo es bonito, su ubicación en lo alto de una montaña lo más espectacular, además hay varias actividades al alcance de cualquiera (quads, espeleología…) Perfecto para pasar varios días si vas dos semanas. Yendo una, como nosotros, apenas tuvimos tiempo a cenar con una autentica familia siciliana.

Desde allí nos fuimos a la costa este, la más turística. En el sur están los famosos pueblos barrocos, Noto, Ragusa y Módica (con un chocolate que hay que probar). Visitamos Noto y punto.
Nos gustó pero sin emocionar. Un poco más sí nos emocionó el siguiente alto en el camino, Siracusa. En las afueras encontraréis las canteras romanas donde se encuentra La oreja de Dionisio, son una visita imprescindible. La ciudad tiene su encanto. Allí acabamos una de nuestras jornadas, contemplando, como nos habían recomendado, el atardecer desde el puerto… desde luego una manera estupenda de terminar el día.

Taormina nos esperaba al día siguiente. Esta ciudad es una de esos lugares con encanto que han sido devorados por el turismo. Aunque esto puedo ser una gran pega para algunos, creo que no debe ser obstaculo para una obligada visita… al fin y al cabo ¿qué somos nosotros sino turistas?. Desde luego las vistas desde el anfiteatro romano con el Etna al fondo no deben perderse de ninguna de las maneras. Sus playas de aguas cristalinas son también visita obligada.
Si se consigue encontrar un hotel con buen precio y con parking, creo que es el lugar perfecto para convertirlo en cuartel general… Nosotros encontramos el nuestro en Catania.

Catania es un quiero y no puedo. Con elementos para ser una ciudad encantadora y con una ubicación perfecta como punto de partida para excursiones con la costa este… contiene también lo peor de esta isla, de lo que hablaré en un post posterior. Desde luego prescindible.

Las golas de Alcantara, es otro sitio turistico pero altamente recomendable. Las gargantas excavadas por el río Alcántara en la roca basáltica las convierte en un lugar único, donde podemos hacer treking acuatico por los rapidos… y además refrescarnos (ojo, agua helada, la roca basaltica conserva la temperatura)

Me he dejado para el final del recorrido el Etna. El volcán guardian de la isla. Visita obligada. Nosotros contratamos aquí la única excursión del viaje para que nos guiaran a través de los crateres activos sin peligro… nos guiaron por la carretera por la que podíamos haber ido nosotros solitos… ¡¡¡pufo!!!. En cualquier caso el paisaje de lava del Etna y su rotunda figura son de una gran belleza. Recomendación: Subir en coche hasta el refugio que está a 1950 metros y contratar allí los servicios de uno de los guías oficiales del parque… más barato y mejor que cualquier excursión externa. En nuestro caso no había ríos de lava a la vista, pero esto es algo usual allí… cuando los haya, la visita nocturna debe ser la pera.

Me estoy enrollando demasiado, pero tranquilos estoy llegando al final. Visto lo visto, quitando lo prescindible, hubieramos tenido tiempo para visitar otros sitios al menos a priori, apetecibles como alguna de las muchas islas que la rodean (yo quería haber ido a la cinematografica Stromboli…nombre de otro volcán también activo) o Cefalú.

En resumen Sicilia no es el mejor destino para los amantes de la historia, ni tiene las mejores playas del mundo, ni las mejores montañas…. Pero ,desde luego, es dificil encontrar un lugar con un mejor compendio de todo esto que éste. Yo me lo he pasado muy bien…

… Y si además eres amante de los videojuegos de coches y tienes poco aprecio a tu vida, entonces no lo dudes: Sicilia es tu paraiso en el Mediterraneo. Pero esto de los coches es ya otra historia… y otro post.

Artículos relacionados

Acerca del autor

2 Comentarios

  1. sil
    17 Septiembre, 2008
  2. Bird
    22 Septiembre, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar