Viaje a Sicilia: Lo que merece la pena… de cárcel


Tras el anterior recorrido por los no pocos bellos parajes que nos deparó nuestro viaje a Sicilia, vamos a recrearnos ahora por el lado oscuro de esta isla mediterranea. Y no se trata de un lado geográfico, sino social. Los sicilianos son muy suyos, que diría mi abuela. Dos de los rasgos más destacados de su idiosincrasia son sin duda su (mala) educación vial y lo (des) cuidado de sus grandes ciudades.
Vamos que no es que el Etna esté activo, es que está que echa humo.


Conducir por Sicilia es una experiencia que no dejará a nadie indiferente. Los flipados del volante sentirán la libertad de hacer lo que le salga de las bujias, los amantes de los videojuegos de coches sentirán la experiencia real más cercana a su afición… con una solo pega, sólo tienes una vida. La mayoría de las personas simplemente alucinaran con el código de circulación siciliano del que os muestro un extracto:

1- El que llega primero tiene preferencia
2- Si cabes, íntentalo. Si no cabes, deja que te lo cuente Dios en persona.
3- El Stop es un sitio donde no debas parar a menos que quieras ser pitado
4- Ceda el paso, quiere decir que lo cedas sólo si antes llega alguien que tú.
5- Un semáforo en rojo indica peligro. No debes frenar, pero si mirar a los lados y aplicar el artículo 1. Si llegas primero tienes preferencia.
6- La línea continua es aquello que te ayuda a centrar el coche en un adelantamiento en una carretera de doble sentido. Recuerda el artículo 2, si cabes es un adelantameinto permitido.
7- Que la falta de visibilidad no te detenga, el claxón está para hacerte notar allá donde los ojos no llegan.
8- El único casco que llevaras en moto será el de tu litrona.
9- El único cinturón que llevarás en el coche será el de tu pantalón.
10- Los monovolumenes son de maricones. Toda la familia cabe en una moto.
11- En una atasco se puede avanzar por el carril contrario, si al que viene de frente no le apetece frenar, el que esté a tu derecha estará obligado a hacerte hueco.

Estos once mandamientos se resumen en dos que garantizan tu supervivencia: circula a velocidad constante y sé visible. (esto incluye entrada y salida de glorietas, y se aplica a peatones y ganado circulando por carreteras y autopista, este código de circulación puede producir ulcera gastroduodenal, canas y arritmias cardiacas. No utilizar con mujeres embarazadas. En caso de accidente consultar con el capo más cercano)

Si el modo de “guiar la máquina” en Sicilia, no te parece suficiente atrayente, quizás si lo sea para ti la suciedad de los edificios en las grandes ciudades. Ciudades como Palermo o Catania tienen atractivo de sobra, pero se empeñan en ocultarlo bajo una capa de mierda. El caos y la anarquia campan a sus anchas en esta bella isla. Es muy fácil escudarse en un “así somos”. Pero hablando completamente en serio, por un momento, creo que hay claros responsables. Si aquí se conduce como se conduce, y las ciudades están en el estado en el que están es porque el gobierno italiano y las autoridades sicilianas lo permiten.

Si Berlusconi gastara la pasta (gansa no gastronómica) en hacer un lifting a esta bella isla en vez de a su feo careto, Sicilia se convertiría en un destino imprescindible del Mediterraneo. Si invirtiera en educación vial en vez de en fútbol, probablemente a la larga sus ciudadanos, y a la corta sus visitantes, lo agradecerían.

Artículos relacionados

Acerca del autor

5 Comentarios

  1. Bird
    22 septiembre, 2008
  2. Chuscurro
    23 septiembre, 2008
  3. Sonia
    24 septiembre, 2008
  4. CRC
    4 abril, 2010
  5. ANA
    27 abril, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar