Tortillería Flash-Flash (Madrid) – Guia de restaurantes Paca Garte

foto1flash

Había recibido un soplo importante. Una persona muy cercana había compartido restaurante, ni más ni menos, con Don Felipe de Borbón y Doña Leticia…. Sí, esto era sin duda una misión que debía emprender personalmente. La guía de restaurantes Paca Garte debía visitar el mismo baño que había contemplado a un “miembro” de la familia real.

El restaurante en cuestión, Flash Flash, es una tortillería de diseño ubicada en pleno barrio de Salamanca. La concentración de perlas, polos de Ralph Lauren y famosillos que se dejan caer por este sitio tan “fashion” hacían presagiar el estreno de la más alta de las notas de nuestra guía. Sin embargo constaté una verdad muy distinta cuando me encontré frente a ese trono que quizás un día ocupará nuestro príncipe.

Uno de los primeros culebrones que se dejaron ver por España, fue aquel “Los ricos también lloran”. El que yo fui a presenciar a Flash Flash, es “Los ricos también cagan”.Lo cierto es que el baño de este lugar adolecía de uno de esos defectos que se le achacan a las clases altas: la superficialidad.

Baño de diseño, con colorines, muy bonito, pero a la hora de la verdad, escaso de recursos. Un solo retrete. Y falto de espacio. Un problema seguro para la familia real. Reconozco que aunque el príncipe sea un tipo alto cabría allí, pero sin duda sus guardaespaldas tendrían que quedarse fuera.
Me imagino yo a la Leti, diciendo “aguanta Felipe, no te metas en un sitio tan inseguro”

En el diminuto cubículo dos adminículos se dejaban ver. El primero, común, una escobilla… que me resultaba difícil imaginar manejando al heredero al trono. Más bien me lo imaginaba entregándosela a uno de sus escoltas al salir y pidiéndole: “Toma, acaba el trabajo y que no quede ningún rastro”

El segundo adminículo, era sin duda menos común, y mucho menos en un sitio tan pijo como este. Era un desatascador de ventosa. ¿Tendría el inodoro problemas deglución? ¿se lo habría dejado un enajenado fan de nuestra monarquía tras un intento de recuperar un zurullo real o como el lo llamaría “las joyas de la corona”? En fin, que entre el espacio y los adminículos el sitio carecía totalmente del glamour esperado.

Si el espacio es algo que desde esta guía pedimos a los restauradores que cuiden, lo es más aún si como en este servicio, el sitio ocupado por los lavabos es mucho mayor que el ocupan juntos los urinarios y el retrete. ¿Acaso estaría equivocado y los ricos no hacen ni pipí ni popó? ¿sólo se lavan las manos?…. Puestos a pensar mal, me daba a mí en “la nariz” que quizá el sitio tan largo en los lavabos no era para lavarse las manos… ¿Sería por eso que me mandaron enseñar el DNI en la puerta habiendo yo cumplido los dieciocho hace mucho años?
La limpieza, por cierto, muy justita. Me juego el último trozo de papel higiénico de un bar de carretera a que el día que estuvo allí el príncipe el váter relucía como la corona de la reina.

Pasemos ya a la valoración oficial de nuestra guía:

  • Número de tazas: 1
  • Número de urinarios: 2
  • Seca-manos de aire:
  • Toallas: De papel
  • Papel Higiénico:
  • Nivel de Limpieza: Pasable
  • Escalafón de Paca Garte:
  • Aprobado (zu) raspado – 2 barquitos
  • Recordad, es hora de hacer que se pringuen aquellos a los que no le importa que nos pringuemos nosotros. Hagamos de este mundo, un mundo mejor.

    Por ello si queréis denunciar o ensalzar a algún restaurante os agradeceremos si mandáis un email a

    guiapacagarte@gmail.com

    Artículos relacionados

    Acerca del autor

    Deja tu comentario

    Mostrar
    Ocultar