Magia y encanto: Venecia


Hay muchos sitios que cuando los ves, te gustan; hay pocos sitios que cuando los has visto, te han gustado mucho, pero hay muy pocos sitios que cuando los dejas les pones la etiqueta de especiales.

Gondoleros

Solo me ha pasado 2 veces. Si a mi vuelta de La Habana la palabra era inolvidable, a mi vuelta de Venecia la palabra es encantadora.

Quizá es por lo peculiar de la isla, quizá por el contraste que supone la red de calles entrelazada con una de canales de agua, pero lo cierto es que en esta isla se dan cita originalidad, belleza y arte renacentista que le dan un carácter propio y especial.

Qué ver

GondolaEntre los innumerables monumentos que se pueden visitar, me quedo con el Palacio Ducal y la Plaza de San Marco, en la que al llegar y ver gente sacando fotos mezclada con gente que distendidamente jugaba a las cartas o leía el periódico sentada en algun rincon no pude evitar que mi mente se llevara por un momento a la plaza mayor de Salamanca. De entre la interminable lista de lugares a visitar en Venecia destaco, en cuanto a basílicas, la de San Marco, la de Santa Maria de Frari, la de Santa Maria de la Salute y la de San Gregoria Maggiore. De todas me quedo, como digo, con la de San Marco, situada en la plaza del mismo nombre y a la que lamentándolo no entramos por la enorme cola que había.

Tambien abundan los palacios , de entre los cuales me quedo con el Palacio Ducal. Se quedan cortos los calificativos, aunque los que más se aproximan son majestuoso y espectacular. Tambien merecen mención especial el Palacio c´a D´oro y el Palacio Contarini del Bovolo, con su original escalera de caracol.

Palacio Ducal

Finalmente y en cuanto a lugares destacables, merecen una mención especial algunos puentes, a mi juicio concretamente dos, el puente Rialto y el puente de la Academia. Sobre este último es imposible pasar sin detenerte, pues las vistas desde él sobre el canal son magnificas.

Puente sobre el canal

Puente de la Academia

Pasamos un día visitando monumentos, para lo cual lo mejor es adquirir una tarjeta en la Plaza de San Marco que cuesta un precio fijo y te permite el acceso a la mayor parte de los sitios de interés. Entre dichos lugares están incluidos el Museo Correr y el Museo Arqueológico nacional, ubicados en la plaza y muy recomendables. Finalmente nos quedamos a dormir en la misma isla, lo que siempre tiene un encanto especial, de este modo a la mañana siguiente nos dedicamos a disfrutar de otro atractivo comparable a las anteriores, pasear por las calles de Venecia.

Perderte por Venecia es adentrarte en un laberinto de calles estrechas en las que en ocasiones no caben dos personas juntas de frente, cuyo encanto queda acentuado quizá por el hecho de que no circulan coches por la isla, lo que hace de ella un sitio aun más apacible. Disfruté en especial la arquitectura de la ciudad, no solo por sus monumentos, sino por la belleza de las casas que la componen, pintadas en su mayoría con tonos ocres y rojizos y blancos, con ventanas características cuya parte superior termina en punta.

Arquitectura de Venecia Calle estrecha

De canal en canal observando las elegantes góndolas y a los habilidosos gondoleros y de calle en calle visitando las incontables tiendas de máscaras de carnaval que hay repartidas por toda la ciudad se marchan fácilmente las horas. Estas últimas son autenticas obras de arte hechas a mano, y como tales cuestan, aunque bien es cierto que se pueden encontrar máscaras por precios de 2€ en adelante, lo cual siempre te permite llevarte un pequeño recuerdo sin gastarte demasiado dinero.

Finalmente y antes de marcharnos, pasamos por una de las zonas que me parecieron más llamativas, el barrio del Gueto. Con edificios algo más cuidados y calles algo más amplias, este barrio que, nos aseguraron, fue el primer gueto de Europa, cuenta con las típicas cuerdas de tender la ropa que van de edificio a edificio y con placas en recuerdo de los allí hacinados en épocas pasadas que figuran en plazas en las que hoy niños juegan despreocupados a la pelota. Ponen el toque de color las flores de los balcones de las casas.

Barrio del Gueto Barrio del Gueto

Tras visitar Venecia, se puede coger un barco en el gran canal y visitar la isola di Murano, famosa por su cristal, en cuyas tiendas encontrarás mil motivos de este material. Todas de formas diferentes y de colores diferentes; pendientes, colgantes, figuritas… cualquier cosa que te imagines.

Lo mejor

A partes iguales, su patrimonio artístico y pasear las calles de la propia ciudad de Venecia. De entre lo primero destaco la plaza de San Marco pero especialmente el Palacio Ducal, que es impresionante.

Lo peor

Sin duda las colas que hay en muchos de los lugares a visitar, que hacen que pierdas el tiempo, lo cual de forma más generalizada se podría decir que lo peor es el turismo excesivo en la isla, comprensible por otra parte.

Valoración global

Muy recomendable. Sencillamente es uno de esos lugares que hay que visitar una vez en la vida.

Plaza San Marco

Plaza San Marco

Basilica de San Marco

Palacio Ducal

Palacio Ducal

Plaza

Palacio Ducal

Canal

Puente sobre canal

Vistas desde el puente de la Academia

Puente

Calles de Venecia

Casa junto al canal

Navegando hacia Murano

Canal

Caminando Venecia

Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

9 Comentarios

  1. Bárbara
    9 julio, 2009
  2. jose87
    10 julio, 2009
  3. De Cabo
    10 julio, 2009
  4. Boticaria
    11 julio, 2009
  5. Irene
    12 julio, 2009
  6. Stackhouse
    12 julio, 2009
  7. Irene
    13 julio, 2009
  8. ziro
    16 julio, 2009
  9. Silvia
    6 octubre, 2012

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar