Rose´s Cantina – Amsterdam. Guía de Restaurantes Paca Garte


fotocalle

Dos terrazas, una a la calle con unas 10 mesas y capacidad para 40 personas, una en el jardín interior con unas 15 mesas y capacidad para 60 personas. Capacidad total para más de 300 comensales, atendidos por más de 6 de camareros, cocina abierta con al menos 3 personas trabajando en ella…. Y busqué, y busqué, pero sólo encontré ¡un baño!, con ¡¡¡UN RETRETE!!! y ¡¡¡¡CERO MEADEROS!!!!. ¿Qué no os parece suficiente la cosa? Pues bueno, entonces deciros que el número de pestillos del baño era igual al de urinarios, ninguno.

Se me olvidaba lo peor: no tuve más opción que ir.

En fin, Rose’s cantina es una de las razones por las que empecé a escribir esta guía.

Busco la web de Rose’s Cantina y encuentro una página cutre donde hablan de la historia del local. De cómo comenzaron en una pequeña calle del centro de Amsterdam en un duro invierno mucho tiempo atrás, cuando la gente aún no conocía la cocina mexicana en Holanda. Hablan que sus comienzos fueron con siete mesas, un viejo piano y una cocina con equipamiento de segunda mano. Y yo añado, y con un retrete probablemente.

Se sienten orgullosos de sus comienzos humildes y de como han evolucionado con el tiempo y han llegado a tener en nuestros días un restaurante para 280 comensales, sin incluir las terrazas en verano. De como aquella callejuela se ha convertido ahora en una de las principales calles de restaurantes del centro…

Bien, señores de Rose’s cantina, ahora que son unos grandes empresarios y que han conseguido que su restaurante crezca, esta muy bien vanagloriarse de sus humildes principios, pero estaría mejor aún que conservaran algo de aquella vieja humildad y para seguir preocupándose por lo que de verdad les hizo prosperar: sus clientes.

Es un vergüenza que un restaurante, y más aún si es mexicano ¡cuate, aquí hay tomate!, tenga un solo retrete (desde luego si había más, no los encontré, y a Dios pongo por testigo que los busqué de manera voluntariosa y con apremio), y es intolerable que ni siquiera lo mantengan en condiciones.

Lo importante no es recordar los principios humildes, sino conservar los principios que nos hicieron alcanzar el éxito, como la propia humildad. Estos señores, que duda cabe, los han perdido por el camino.

Y estas reflexiones debéis tomarlas en serio, porque no vienen de una persona cualquiera, vienen de una persona que pensaba en todas estas cosas después de tomar unos nachos con chile, queso fundido y guacamoles… sentado en el trono de reflexión, con las manos apoyadas en una puerta sin pestillo que no se mantenía cerrada por si misma. Deseando tener allí a aquellas cuatro personas que iniciaron el negocio, para mostrarles de cerca el resultado de su comida una vez procesada por el organismo de un cliente. Vamos, que si los pillo, les cojo del cuello y les sumerjo la cabeza en la taza…. Eso sí, con la humildad del que está empezando una guía cuyo fin es que los restaurantes se tomen en serio la comodidad de los clientes… en todas las situaciones.

Pasemos ya a la valoración Paca Garte:

  • Número de tazas:1
  • Número de urinarios:CERO
  • Seca-manos de aire:
  • Toallas: De papel
  • Papel Higiénico:
  • Nivel de Limpieza: Pasable
  • y…. ¡sin pestillo! (y con pestecilla)

    Escalafón de Paca Garte:

    Sólo en caso de urgencia– 1 barquito

    Recordad, es hora de hacer que se pringuen aquellos a los que no le importa que nos pringuemos nosotros. Hagamos de este mundo, un mundo mejor.

    Por ello si queréis denunciar o ensalzar a algún restaurante os agradeceremos si mandáis un email a

    guiapacagarte@gmail.com

    Artículos relacionados

    Acerca del autor

    Deja tu comentario

    Mostrar
    Ocultar