De vacaciones en Londres he tenido la oportunidad de ir al riguroso estreno de la tercera de la adptación cinematográfica del héroe del comic Spiderman.

Spiderman’s black costume

No sé muy bien cómo, pero el caso es que he visto todas las entregas anteriores, con mayor o menor interés, pero he sido fiel a cada una de ellas.

La última, no decepciona, entretiene que es lo único que parece que preocupa en los mundos de Hollywood. A pesar de no ser todo lo leído en comics que me gustaría, he tenido la ocasión de disfrutar recientemente de una de las entregas del hombre araña. Convendrán conmigo los lectores de este género, que la complejidad del personaje del comic dista mucho de el personaje relativamente simplón y paradillo que interpreta Tobey Maguire.

El casting del protagonista es, bajo mi punto de vista, uno de los aspectos más flojos de todas las entregas. Se esperaría alguien más dinámico para dar vida al super-héroe. No resulta nada creíble el desdoblamiento de malo-malote que hace el actor en la tercera parte.

Héreos y villanos, presentan en esta parte su dualidad, nadie parece estar claramente definido en un bando u otro, aunque finalmente se ponen las cartas sobre la mesa y cada uno descubrirá su verdadera naturaleza.

Se cierran algunos argumentos abiertos en partes anteriores pero también queda la trama abierta para poder continuar con esta gran franquicia del merchandising que tantos beneficios genera.

Publicado por Ikeisenhower

Soy Ikeisenhower, un amante del cine y de las buenas series que considera un privilegio escribir en este blog. Disfruto mucho haciéndolo y también lo hago mientras practico otra de mis pasiones, la fotografía (¿Qué os habíais pensado? Bueno, eso, también). Estaré encantado de recibir vuestras sugerencias y comentarios para tratar aquellos temas que os interesen. Un abrazo.

Únete a la conversación

3 comentarios

  1. Bueno, acabo de venir de verla y… no está mal. Sin más. Típica y con efectos especiales muy currados, como era de esperar. El guión con alguna sorpresilla pero normal. Y el final, al menos a mí, no me ha gustado mucho.

    Los puntos cómicos que tiene, a veces, o en muchas ocasiones fuera de lugar, y el protagonista, como bien dice Ikeisenhower, la verdad es que no le va mucho el papel… por lo demás bien!!

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.