… Ni chicha, ni limoná. Con todos los ingredientes para convertirse en una de los éxitos del verano (que lo será sin duda), la película se queda a medio camino en todo. La historia: un superhéroe borracho y desahuciado, el protagonista: Will Smith, el director: Peter Berg (Very bad things) y su presupuesto, hacían presagiar una comedia gamberra perfecta para pasar una entretenida noche estival. Las pretensiones de llegar más allá dejan malparado el resultado final, y a mi con la pena de lo que podía haber sido y no fue.

Hancock es de esas películas que hacen a la gente salir del cine rememorando escenas que les han divertido. Y eso es lo que nos queda de esta película, un puñado de buenas escenas de comedia (la mayoría vistas en los diferentes trailers) y poco más.
Quiere ser comedia, quiere ser película de superhéroes, quiere indagar en la psique de los personajes por momentos…. y en este querer y no poder, pierde toda su esencia.

Sin ser una de mis películas preferidas de Pixar, Los Increibles, da mucho más con un punto de partida parecido: lo duro que sería la vida de un superhéroe en una sociedad como la nuestra. Y lo da, porque al contrario que ésta, es consciente que hay mucha comedia que sacar de estas situaciones surrealistas.

Y es que creo que lo que más me jode es pensar en las posibilidades que tenían por explorar con ese punto de partida: encuentro entre un superhéroe desahuciado y un asesor de imagen con mujer buenorra… Podía haber tomado un rumbo de degenaración creciente y habría sido digna sucesora de Very Bad Things. Pero no, toma el rumbo que toma (y que no quiero desvelar), y yo para ver eso me divierto más con el Pressing Catch.

Habrá a quién le resulte divertida, y como toda película americana de este presupuesto, entretenimiento consigue. Pero a quién tiene todo para hacer la comedia del año y acaba perdido en tierra de nadie, hay que exigirle mucho más. Si Peter Berg y Will Smith hubieran centrado sus esfuerzos en hacer lo que mejor saben hacer, una comedia desvergonzada y politicamente incorrecta, otro gallo cantaría. Qué pena que el Principe de Bel air decidiera un día que quería ser Mohamed Ali…

A la espera de ver la próxima semana lo que sale de mezclar dos de mis series preferidas, El Superagente 86 y The Office, recomiendo que el que quiera pasar un rato divertido recupere en DVD Cashback

Publicado por Chuscurro

Me gusta el humor y si es surrealista, mucho mejor. De pequeño soñaba con ser albondiguero, pero como los oficios tan especializados tienen poca salida en época de crisis, me tengo que conformar con ser bloguero con gorro de cocinero. Sígueme @chuscurro

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. Después de verla estoy de acuerdo contigo. La peli es entretenida pero podrían haber sacado algo muy chulo y se han conformado con algo a medias. La parte del final me gustó, aunque no el final en sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.