Ayer, después de una comida en familia, tuve ocasión de ir a ver Los viajes de Gulliver con los más pequeños. Sin pretensiones, ni esperanzas de ver una gran película, me encontré con una historia divertida aunque de sobra conocida, graciosa y entretenida para todos los públicos, especialmente para los más diminutos de la casa. Llena de guiños a películas como ‘La Guerra de las Galaxias’, ‘Avatar’, ‘Titanic’, ‘X-Man’, … pasas una hora y pico entretenida y echándote algunas risas.

Tampoco nos engañemos, esta versión de Los viajes de Gulliver es lo que es, no esperéis ver la comedia del año, ni al mejor Jack Black, ni una historia emocionante. Es el típico film del cartel de Navidad que cumple su cometido: llevar al cine a grades y pequeños sin que sufran ni los unos, ni los otros.

Trailer

Sinopsis

Lemuel Gulliver (Jack Black), un escritor que trabaja como repartidor de correo en un importante periódico de Nueva York sueña con convertirse en editor de viajes. Para ello decide embarcarse en una aventura hacia al Triángulo de las Bermudas, pero una terrible tormenta le arrastrará hasta una isla perdida habitada por personas diminutas, los Liliputienses.

Después de un atormentado comienzo, el gigante Gulliver se convierte en una inspiración para sus diminutos amigos. Liderando a los Liliputienses hacia una victoria sobre su enemiga isla vecina y combatiendo contra un gigante mecánico, Gulliver aún deberá llegar a un acuerdo con sus propios defectos, para salir finalmente de su propio pequeño mundo.

Este artículo también esta publicado en Un Blog de Película, blog de cine en el que participo.

Publicado por De Cabo

Amante de la tecnología, la innovación y la inversión, director del que llamo "vuestro blog" y fan de la gente que sabe de lo que habla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.