La estupidez humana (II)

Lo prometido es deuda. Os voy a seguir demostrando que la estupidez no tiene límites. Sigo sin entender y, la verdad, no dejan de sorprenderme las cosas que se le pueden ocurrir a la gente. Observad el siguiente vídeo y decidme si a una persona normal se le puede pasar por la cabeza hacer algo así…

En fin… ya os dije que hay gente muy «estúpida» por el mundo. Pero el último personaje que os voy a presentar ya roza la sub-normalidad (si es que no la sobrepasa…). Aguantad porque merece la pena, ya lo veréis…

Únete a la conversación

9 comentarios

  1. Que quieres que te diga… Lo raro es que no haya perdido algún que otro diente en el camino… Pedazo de idiota!

  2. Avisa! ajjajajaja, que esto puede herir la sensibilidad y la inteligencia.
    En serio, es bastante desagradable e ilógico.

  3. Buenas, yo, no solo creo que NO es un montaje sino que solo hemos visto el vídeo del que se la pegó. No es un deporte de moda el «avanzar» por la ciudad pegando brincos y evitando obstáculos? Pues esta es una demostración de que, más que estúpidos, la raza humana cada vez usa menos eso que la hace «humana» que es la capacidad de reflexionar! Eso sí, a l del vídeo le está bien empleado!

  4. Estoy con Jorge. No se trata de un montaje sino de la versión callejera de las tomas falsas de Jackie Chan.

    ¿Quién no se ha calzado una guaya semejante haciendo el cabra cuando era pequeño? Abstenganse de replicar los que no sean de pueblo… Salamanca capital no vale como pueblo ‘manque’ lo parezca :o)

    En mi caso, haciendo el cabra de pequeño tuve varios percances y vi otros muchos de mis amigos:
    1.- Hacer un caballito y que se salga la rueda de delante (hostión)
    2.- Hacer un caballito y caer de espaldas.
    3.- Saltar una zanja y doblar una mountain bike por la mitad (andando a casa 5km.)
    4.- Saltar con una moto en una rampa y acabar con una pierna medio deshollada…
    5.- Sabotear el picadero de los macarras del barrio y que nos pillaran con las manos en la masa (nos libramos de las hostias por los pelos)
    (y así, un largo etcerera)

    Lo que pasa es que en nuestra época no había cámaras de video para grabarlo y luego «escojonarse», como se decía en mi pueblo, pájaro.

    Los que pensáis que es un montaje no habéis tenido una infancia al estilo Gila («… Me habéis matao al hijo pero con lo que me he reido…»)

    En fin, que no está tan fuera de lo común…

    Lt. Dimitri.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.