El Rimembe del Vienne, 93 clubbing back


Hola amiguitos,

Tras la visita al planeta imaginario que ha tenido dispar acogida entre la muchachada, hoy volvemos a los inicios, la música de discoteque. Y curioseando por los archivos de mi memoria y por los de mi disco duro he descubierto que el 93 fue un año de lo más exitoso para este tipo de música. Estábamos aquí en las Españas recuperándonos de Curro, de Cobi, de la nueva victoria del PSOE en las elecciones y de la muerte de Juan de Borbón (me ahorro comentarios) mientras sonaban en las boites de aquí y de allá estos temazos que os traigo hoy.

Quién que tenga una cierta edad y un mínimo de vida social más allá del Spectrum no se acuerda del More and More de los Captain Hollywood Project, uno de los temas más conocidos de esta época y que permanece poco versioneado en comparación con otros menos famosos.

Y no muy lejos tenemos a Robin S que convirtió el clásico Show me love en una de esas canciones que no faltan en los recopilatorios ni en las fiestas remember (que no rimembe).

Y es en este mismo año 93 en el que el chulín Haddaway saca su archiconocido What is Love?, que para mí resume el sonidillo de por aquel entonces, ese tan tan tan tinonan tan tan tan es a lo que sonaban los sabados por la noche por donde yo solía salir.

Y también del 93 es un tema que conocéis seguro, el All That She Wants de los suecos Ace Of Base, cuyo albúm The Sign que contenía este single vendió más de 20 millones de copias y por ello figura en el libro de récord de Guinness como el ‘álbum debut mejor vendido’. Luego la verdad es que no les fue tan bien, aunque según Internet (que todo lo sabe) siguén al menos tres de ellos haciendo música en otros proyectos.

Y esto es todo por hoy queridos. Ha sido una vuelta a los orígenes del post, pero pienso seguir sorprendiendoos rimembeadores con temas musicales, televisivos y con todo aquello que queráis sugerirme que traigamos al Rimembe del Vienne.

Saludos!

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.