Saludos rimembeadores,

Hace un rato en la mesa del café, mientras Sylar se zampaba una napolitana de chocolate que él se encargó de rellenar también de mermelada, salió el tema de los bollos, pastelitos y demás grasas saturadas que nos metíamos para el cuerpo en nuestros tiempos mozos. Sin duda muchos de ellos no serían legales hoy en día, y un niño moderno seguro que necesitaría ser hospitalizado en caso de probar uno, pero estoy convencido que todos tenemos buenos recuerdos de aquellas paletadas de calorías.
pantera_rosa
Cañas, cuernos, trángulos, phoskitos y demás pastelitos alegraron nuestras tardes en los tiempos en los que la palabra colesterol era completamente desconocida. Algunos han sobrevivido, probablemente con una fórmula adaptada a los nuevos tiempos, pero seguid leyendo porque hoy el rimembe viene con un regalo especial.

En esto de la bollería, y excluyendo lo relacionado con tendencias sexuales más que respetables, podemos distiguir dos categorías, la bollería industrial y la la bollería industrial pero que viene sin envoltorio (4 o 5 servilletas de bar semitransparentes a lo sumo).

En la primera categoría destacan el Phoskito (regalos y pastelitos) que es básicamente una loncha de un brazo de gitano «king size» cubierta de chocolate, el Bollicao que como sabéis es como un perrito caliente que en vez de salchicha lleva cacao y por supuesto la Pantera Rosa, de un indescriptible sabor… rosa al que volveremos al final del post. También teníamos la triada de Bimbo, el Bony, Tigretón y Bucanero, que se anunciaban juntos y que realmente nunca supe cuál era cuál si no veía el papel.
bonytigretonbucanero
Un pastelito con menos éxito pero que yo consumía por que me gustaba (y porque me encantaban los animales de la selva de plástico que traía de regalo) era el Tarzán. Éste, al igual que el Pitufo y muchos otros, traía unos muñequitos dentro, pero nada de dentro de una bolsita, venían incrustados a mala uva dentro del bollo en unas condiciones de higiene más que cuestionables. También me pirraba por los bollitos del Cículo Rojo, con tres nubecitas de chocolate que yo rodeaba al comérmelos con el objeto de dejar todo el relleno para el final.

Y respecto a los que no tenían envoltorio y en orden de tamaño están las bambas de crema o nata, las palmeras de chocolate, los cuernos con sus rayitas fantasía de cobertura blanca, y por último los triángulos de chocolate rellenos de crema, una aberración gastronómica que había que sujetar con las dos manos y con calorías suficientes para alimentar una tribu africana de tamaño medio durante una semana.
palmera
En fin, que cada uno tenía su preferido, y si no siempre estaban el pan con mantequilla y azucar o con nocilla, que desde luego no le tenían nada que envidiar a los bollos.

Y os había prometido un regalo, y mi regalo tiene que ver con las panteras rosas. ¿Nunca os preguntasteis de qué coño estaba hecha la cobertura? Pues el componente que daba el rosa era el E-124 (Rojo cochinilla A o Rojo Ponceau 4R), pero aunque no ha sido fácil buscando en Internet he encontrado la siguiente receta para hacer la cobertura rosa de la Pantera Rosa:

Receta de la cobertura de la Pantera Rosa
(si no tienes a mano colorante E-124)

Ingredientes:

  • 1 sobre de gelatina de fresa

  • 1 brick de 200ml de nata

  • 1 terrina de queso tipo philadelphia

  • 4 cucharadas (o más si eres goloso) de leche condensada

Instrucciones:
Disolver la gelatina con un vaso de agua caliente (cuanto más caliente mejor para que al mezclar no se enfríe).

Una vez disuelta la gelatina, hay que mezclarla con el queso, la nata y la leche condensada y batirlo bien con la batidora.

Con la crema resultante puedes untar cualquier bizcocho o similar que al enfriarse el mejunje se quedará sólido pero fundente en la boca como la genuina pantera rosa.

No la he probado pero intentaré hacerlo este fin de semana, si lo intentáis vosotros espero vuestros comentarios (buenos o malos).

Saludos rimembeadores!

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Únete a la conversación

12 comentarios

  1. Qué buen remembe Ishmael!! La de mierdas de estas que habré comido yo… Me encantaban los triángulos rellenos de crema, luego me cambié a los cuernos rellenos de chocolate (se me hace la boca agua sólo de pensarlo) y comí pepitos a tutiplen!! ¿te suenan los pepitos? aaarrrrggggggggggg

  2. os podreís creer que nuna me he comido una pantera rosa??? que fuerte!!! seguramente soy la única, pero guarradas de estas a montones ahora que soy mas grandecita, jeje de peque mi mama no ne dejaba comer estas cosas…

  3. Sil, no te preocupes, yo sólo me he comido una pantera rosa y ya ahora de mayor! Qué hambreeee!!! A mi me gustaba «Mi merienda», que no sé si alguien se acordará de ella. Era un bollo como el del bollicao pero con el chocolate en tableta. Qué rico! Y ahora que me acuerdo, las bambas de crema…Ufff, creo que mañana me voy a saltar la dieta!je,je

  4. :D Lo que me he reído con el rimembe éste! qué recuerdos. Es verdad que los triángulos aquellos eran una auténtica aberración; ni las Lembas del Señor de Los Anillos alimentaban tanto…

    Espero ansiosa los resultados de tu experimento para crear la pasta de la Pantera Rosa antes de atreverme a intentarlo

  5. Ummmmmm…….k ricos recuerdos…recuerdo que de cuando en cuando mi padre me daba una monedilla antes de entrar en el cole y …¿qué creeis que me compraba con esas pesetas? un super cuerno de chocolate!!!! por cierto, para los que tengais la suerte de probar la pantera rosa e Ishmael…que aproveche!!!

  6. Doy fe!! estaba buenísimo! cualquier parecido con el sabor de la pantera rosa era pura coincidencia, pero estaba muy muy rico. Ishmael, ¿traes otro mañana? :-D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.