¿Qué es el Euribor?

La verdad es que pensaba titular la entrada ‘¿Qué es el pu.. Euribor?’ o ‘¿Qué es el Euribor de los coj….?’ o ‘La madre que parió a Trichet y al Euribor’, pero he decidido ser políticamente correcto…
¿De qué depende el valor del parámetro que trae de cabeza a más familias que Gran Hermano X? ¡Oh, todopoderoso Trichet! ¡Ten clemencia de los endeudados hasta el 46,1% de media!


Uncle Jean-Claude wants you!

Jamás he tenido muy claro el concepto del Euribor pero hace poco tuve la suerte de ir a dar con un blog llamado precisamente así: Euribor.
Aquí, además de encontrar el valor tanto diario como en media mensual de dicho índice, tenemos la explicación de varios conceptos financieros entre los cuales se encuentran el Euribor y el Mibor. Voy a ‘fusilar’, con permiso de Carlos López y Cía, los artículos sobre dichos tipos en uno sólo para comodidad de los lectores del blog de De Cabo.

Euribor y Mibor: Ambos valores son índices de referencia del precio del dinero.

  • Los bancos se prestan dinero entre sí contínuamente.
  • De estas operaciones del mercado interbancario realizadas en el mes correspondiente, se toman las que tienen plazo de un año.
  • Como en todo estudio estadístico, se eliminan los valores anormalmente altos o bajos.
  • Se calcula entonces el tipo diario como la media de los valores relevantes ponderada por el importe de cada una de ellas.
  • El tipo mensual se calcula entonces como la media aritmética simple de los tipos diarios.
  • Al igual que para tipos a un año (el utilizado en hipotecas) se pueden calcular tipos de referencia a tres, seis, nueve meses para depósitos o préstamos a dichos plazos.

Hasta aquí, ninguna mención a Trichet ni al BCE ni a sus tipos… ¿pero qué broma es esta? Veamos cuál es la relación:

  • Cuando el BCE presta dinero a los bancos, se lo presta al tipo que anuncia nuestro amigo Jean-Claude.
  • Puesto que el negocio de los bancos es forrarse y le prestarían dinero hasta a su madre, cómo no, se prestan dinero entre ellos.
  • Como ese dinero se lo ha prestado previamente el BCE, qué menos que tener un beneficio en prestarlo ellos.
  • Los bancos no se fían ni de su madre. Así, dependiendo del grado de confianza, añaden un diferencial sobre el tipo del BCE para contabilizar el riesgo de que el dinero no sea devuelto.
  • Finalmente, algún/a ciudadano/a de a pie incauto él o ella, pide una hipoteca a su banco.
  • Este, que se fía menos del cliente que de otro banco, grava la operación con el famoso diferencial.
  • El diferencial lo calculan basándose en la nómina, la antigüedad, el historial crediticio, si tienes avales, etc.

Euribor es, pues, el acrónimo de «Europe Interbank Offered Rate».
Mibor, es acrónimo de «Madrid Interbank Offered Rate».

El Mibor ya no se usa como tipo de referencia en las operaciones crediticias desde el 1 de Enero de 2000. Todas las operaciones realizadas desde dicha fecha están referenciadas al Euribor. Aún así, el Mibor sigue siendo importante dado que muchos préstamos formalizados antes de dicha fecha (por tanto, referenciados a dicho tipo) aún siguen en vigor.

¿Realmente depende el Euribor de lo que diga el BCE? Posibles escenarios (grosso modo):

  1. Trichet baja el tipo del BCE + La confianza entre los bancos mejora = El Euribor baja bastante
  2. Trichet baja el tipo del BCE + La confianza entre los bancos se mantiene estable = El Euribor baja un poco
  3. Trichet baja el tipo del BCE + La confianza entre los bancos empeora = El Euribor se mantiene
  4. Trichet mantiene el tipo del BCE + La confianza entre los bancos se mantiene estable = El Euribor se mantiene
  5. Trichet sube el tipo del BCE + La confianza entre los bancos sube = El Euribor se mantiene
  6. Trichet sube el tipo del BCE + La confianza entre los bancos se mantiene estable = El Euribor sube un poco
  7. Trichet sube el tipo del BCE + La confianza entre los bancos empeora = El Euribor sube bastante

Bueno, espero que esta explicación os sea de utilidad a la hora de comprender los altibajos de dichos tipos de interés.

Fuente|Euribor

Únete a la conversación

6 comentarios

  1. Muy bueno Dimitri, clárisima explicación, lo que pasa es que no sé si prefería saberlo o no…. ;-) sé que es lado oscuro de la fuerza, y una vez que caigas en las redes de la economía… lo mismo ya no puedes salir!

  2. Muy buena explicación. Todo el tema este de los bancos y el mundo financiero es muy interesante, ya que son los cimientos del capitalismo moderno. Y hoy más que nunca, que ha petado otro banco en los USA…

  3. El Euribor, ese gran desconocido!

    Ese es uno de los problemas que hemos tenido en este nuestro país. Hay mucha gente que ha firmado una hipoteca por 30 años o más y no sabe lo que ha firmado. Ahora llegan las sorpresas.

    Y lo que remata la jugada es que muchos bancos, en pro de unos supuestos buenos resultados a corto plazo, han concedio préstamos en contra de lo que unos niveles de riesgo razonables aconsejaban.

    La gente en general tiene la excusa de no saber de esto ¿Qué excusa pueden poner los bancos y las cajas? En el fondo da igual, si pasa algo gordo ya intentarán que los desperfectos en el sistema económico los paguen los gobiernos (como han hecho los USA), es decir, que paguemos sus excesos nosostros con nuestros impuestos.

    Esto del capitalismo es una cosa mu rara, pero está bien pensao eso sí…

  4. Como muy bien dices, Ishma, aquí los que tendrían que entonar el mea culpa son los bancos por permitir a sus clientes niveles de endeudamiento que hace 8 años eran impensables.

    Antes, si pedías el 100% del precio de tasación se descojonaban, se tiraban al suelo reventados de la risa. Te daban incluso diferenciales ceranos al 1%. Plazos hasta 25 años máximo. La cuota de la hipoteca no podía superar un 30% del bruto de la unidad familiar…
    Hace 2-3 años ya no les parecía tan mal dar el 100%, al contrario, los había que daban 100% más gastos. Diferenciales negativos. Endeudamientos por encima del 50% del bruto familiar (mientras miraban a otro lado). Hipotecas a 40 años…

    Con esta relajación de condiciones pretendían atraer más y más clientes. Lo que se consiguió es que, al poder pedir hipotecas más gente, los vendedores pudieran subir más los precios.

    Todos somos culpables. Del primero al último:
    1.- El banco por ser tan avaricioso y dejar que la gente se endeude por encima de sus posibilidades.
    2.- Nosotros por no mirar donde nos metemos con tal de tener un piso en propiedad.
    3.- Los especuladores por pretender ganar un 50% en un año.
    4.- Los gobiernos (a todos los niveles) por mirar a otro lado porque el que crezca el precio de la vivienda viene bien para llenar las arcas del estado/comunidad/diputación/ayuntamiento. Todos los impuestos van en proporcion al valor de compra-venta…

    En fin… Tenemos lo que nos merecemos. Ahora, que cada sueldo aguante su hipoteca.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.