El Rimembe del Vienne, vamos a la cama… a dormir


Hola rimembedores,

Pues resulta que ayer me enteré que el señor Decabo no sabe quién es Casimiro. ¡Pero por Dios! esas lagunas culturales no pueden permitirse, así que he decidido dedicar el rimembe de hoy a la historia de los reclamos para que los prepúberes se vayan a la cama (que de púberes en adelante ya existen otros reclamos).

Y los primeros en este aspecto son la Familia Telerín, al principio en blanco y negro y luego en colores pero con el mismo regustillo rancio que deja el que la familia numerosa acabe rezando unida justo antes de entregarse a los brazos de Morfeo, bueno, en realidad no de Morfeo, que es un dios pagano. Eran los 70, eran otros tiempos, pero alguno todavía no se ha enterado…

Y luego con los 80 llegó Casimiro, mucho más rockero, un monstruo que desde su mansión ZP’s daughter look amenaza con cantarte la canción de nuevo (y probablemente estirarte como a la araña) si no te ibas a dormir.

Estos sí que eran otros tiempos. La canción luego la grabó Siniestro Total (uno de mis grupos preferidos de esa época como ya os dije en otro rimembe) en una versión extendida y sin fantasmas (descontando a los músicos), una versión que he de confesar haber berreado con asiduidad en alguna que otra noche en la que no me fui precisamente temprano a la cama.

Y luego llegaron las teles privadas y Topo Gigio y los que te venden pasta de dientes con la excusita de irte a dormir, y más recientemente los Lunnis y Pablo Motos en el hormiguero (que ahora que lo pienso también parece un Lunni) que te manda a dormir reclamando un rato de vida propia para los sufridos padres, eso sí, a veces con invitados de lujo…

Yo me sigo quedando con el roquero Casimiro, y os cambio mil veces a will Smith por los Siniestro, que por cierto ya en su época menos punk y más moderna también hicieron otra canción sobre el tema, camino de la cama. Pero ¿y vosotros? ¿con qué música os ibais a dormir?

Venga, no seáis tímidos y contadnos que seguro que nos llevamos sorpresas, más de uno seguro que os vais a dormir con Pocoyó… con 30 años.

Saludos rimembeadores!

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.