Una vez más la actualidad se tiñe de polémica por la actuación de los Mossos durante una manifestación en contra de los recortes en educación.

Esta vez la herida ha sido una hipotenusa que junto a otros miembros de la escuela pública marchaba pacíficamente en contra de los medidas tomadas por el gobierno cuando un Mosso de Escuadra y Cartabón(ba) le atizó, literalmente, con una tiza de las gordas cuadradas, de esas con las que se hacían templos romanos en manualidades.

El jefe de los Mossos de Escuadras, en circunferencia de prensa, ha reiterado que su labor es que se sigan las reglas y aunque los primeros compases de la marcha parecían tranquilos, la intervención posterior fue justificada porque la mayoría de los manifestantes eran unos catetos, y además los más cachas, los cuadrados de los catetos, comenzaron a lanzaron isósceles molotov empapados en querocoseno.

No cabe duda sin embargo que la intervención de los Mossos fue desafortunada porque mientras los catetos se salieron por la tangente y huyeron, la hipotenusa, que no había creado ningún problema, fue herida en un seno y tuvo que ser trasladada a urgencias matemáticas en un trasportador de ángulos.

Pocos después unos agentes de incógnitas despejaron la manifestación y cerraron el perímetro alrededor del polígono donde se produjeron las protestas, consiguiendo detener a un par de cabecillas: un busto de Pitágoras y otro de Tales de Mileto, que aunque al principio no dijeron ni Pi, luego no dudaron en tachar a los Mossos como obtusos.

Publicado por Chuscurro

Me gusta el humor y si es surrealista, mucho mejor. De pequeño soñaba con ser albondiguero, pero como los oficios tan especializados tienen poca salida en época de crisis, me tengo que conformar con ser bloguero con gorro de cocinero. Sígueme @chuscurro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.