Hola amiguitos,

Últimamente escribo sobre todo de música, y estoy seguro que echáis de menos que escriba sobre humor. Pues vale, escribo sobre humor… y de música ;)

Y es que resulta que hace tiempo que hubo hace un tiempo una moda en Internet conocida como Literal Videos. La idea es coger un vídeo musical y cantar sobre la música exactamente lo que pasa en él. Por ejemplo, el vídeo de Total Eclipse of the Heart de Bonnie Tyler.

Total Eclipse of the Heart

El vídeo ya da bastante risa de por sí, pero con la letra del vídeo literal es para mearse (como le pasa a Bonnie). En realidad el análisis de lo que pasa en este vídeo merece un post aparte, lo de los monaguillos poseidos es algo solamente imaginable en los 80.

Y de los 80 también viene Take on Me de los one hit wonder noruegos A-Ha

Este parece que fue el primero de todos, el que inauguró la moda de los vídeos literales. El vídeo original ya se las trae, esos pelazos… aunque la estética es muy de modernete de hoy en día.

Pero como no sólo de los 80 viven los Literal Videos, aquí uno más reciente, You’re Beautiful de James Blunt

Con este se ve uno de los problemas que tienen estos montajes, que aunque la letra sea graciosa, cantarla bien ya cuesta un poco más. No son algo fácil de hacer, pero os animo a buscar vuestras canciones favoritas y ver si tienen una «versión literal»

Y como homenaje a algunos de este blog que echan del menos al pintoresco y despintado Michael Jackson, os dejo el vídeo literal de Billie Jean. Saludos literales!

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.