La redSeguramente ya os habréis enterado de la noticia, ya que ha causado un gran impacto en los medios. Un jurado de Minesota (EEUU) ha multado con 222.000 dólares (156.000 euros) a una mujer por compartir 24 canciones en la red, tras una demanda presentada por la industria discográfica, informa en su edición digital el diario Duluth News Tribune.

El periódico de Minesota señala que el abogado de las firmas discográficas norteamericanas Richard Gabriel aseguró que la demanda no pretende obtener dinero para sus clientes «sino enviar un mensaje» a la población. Esto se lo podían decir a la mujer que le han embargado el sueldo de por vida…

Según el fallo del jurado, Jammie Thomas, una madre soltera de 30 años con dos hijos, vulneró los derechos de autor al compartir en el sitio web KaZaa 24 canciones en archivos digitales .

Los demandantes, Capitol Records Inc., Sony BMG Music Entertainment, Arista Records LLC, Interscope Records, Warner Bros. Records y UMG Recordings recurrieron a su empresa «antipiratería» Safe Net, que encontró en el citado sitio web un usuario con el alias tereastarr que disponía el 21 de febrero de 2005 en su ordenador de 1.702 canciones para que otros usuarios pudieran descargar. Sin embargo, la demanda interpuesta solo hace referencia a 24 canciones que colgó Thomas y que son propiedad de grandes discográficas.

El abogado declaró a los periodistas concentrados ante la sede del tribunal que «lo que más apreciamos en este caso ha sido la oportunidad de poner claramente los hechos y pruebas que hemos recogido».

Añadió que la condena envía «el mensaje, espero, de que descargar y distribuir nuestras grabaciones con derechos de autor no está bien«. ¿Por qué me da la risa al leer ésto?

En Estados Unidos, la Asociación de la Industria de Grabación ha presentado al menos 26.000 demandas contra particulares a quienes acusa de vulnerar derechos de autor por descargar o compartir archivos digitales. Y es que según los abogados de la industria discográfica la «piratería musical» les ha causado miles de millones de dólares en pérdidas.

Según la decisión del jurado, cuyos miembros rechazaron hacer declaraciones al Duluth News Tribune, Thomas deberá pagar 9.250 dólares (6.600 euros) por cada una de las 24 canciones que compartió en la red.

El de Thomas es el primer juicio que se celebra por un delito de descarga ilegal de música.

Según tengo entendido, y puede que me equivoque, en España la descarga de ficheros por internet (hablando de música y vídeos por ejemplo) es legal si se hace con fines no lucrativos. Cada uno que saque sus propias conclusiones del tema…

Fuente | 20minutos

Publicado por De Cabo

Amante de la tecnología, la innovación y la inversión, director del que llamo "vuestro blog" y fan de la gente que sabe de lo que habla.

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. Pues ya ves, qué quieres que te diga… que le ha tocado el pato a esta mujer.

    Yo veo mejor las leyes de España, aunque de todas formas pienso que lo mejor es la libertad total en compartir lo que a uno le plazca, que si no, de todas formas no te lo ibas a comprar.

    Cuando no existía la piratería por ordenador, lo que hacías era aguantarte.

  2. Aguantarte, copiar las cintas de los amigos o comprar en el rastro… ;-) al fin y al cabo, lo que hemos hecho ha sido evolucionar con las tecnologías y aprovechar las ventajas de las que disponemos. Tontería sería pagar por algo que podemos tener gratis no? De todas formas, también habría que tener en cuenta los que se dedican a la música y viven de ella… es muy compleja esta historia.

  3. Antes de existir la piratería por Internet, ¿cuantos no nos hemos grabado una cinta o disco de antes, de algún amigo?
    Si pasará aquí, todos los españoles estaríamos denunciados, xDDD!!!
    Yo sí veo mal que vendan los piratas, pero de uso particular….ya lo que nos faltaba, si a los cantantes creo, que un poco les va bien que esten en Internet, porque así todos podemos tener su música y como no te cuesta nada, podemos escuchar a un monton de grupos para poder eleguir si te gustan o no, y si tienes que pagar para poder escucharlos, si luego no te gustan ,¿Que?…

  4. Yo siempre pongo como ejemplo cuando ansiaba juegos de Playstation y pasé una época muy mala economicamente, que fue cuando compré el piso con mi madre, por lo que no tenía dinero para nada en absoluto, ni para comprarle a alguien copias de juegos de Playstation.

    Pues nada, aquellos años, me quedé con las ganas, aguantándome sin disfrutar aquellas cosas que deseaba.

    Luego, cuando tuve ordenador y tenía mejor economía desde hace unos años hasta ahora, me bajé todos los juegos de Playstation que siempre quise tener. Ni los he jugado, pero siempre me hizo ilusión tenerlos.

    ¿Qué quiero decir con todo esto?

    Pues que cuando no tenía dinero, no pude comprarlos originales igualmente, pero si hubiese podido tener las copias, hubiese estado en la misma situación, salvo que hubiese podido disfrutarlos.

    Es como la música que bajas por Internet, de todas maneras no la ibas a comprar (hablo en un aspecto general), pero si algún cantante te gusta mucho, pues te compras el original. Ahí ya van las decisiones de cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.