Hola lectores, ya os habreis dado cuenta porque acabais de llegar de vacaciones, o porque estais a punto de iros, estamos en Septiembre. En nuestro país la gasolina está por las nubes, el euribor machaca al personal y los morosos crecen tristemente. El paro ha alcanzado sus peores cifras en muchisimos años y nuestro gobierno es incapaz de afrontar la situación y actuar. De hecho tendría que haber tomado medidas proactivas hace tiempo ya que esta crisis se veía venir desde hace mucho. Los trabajadores pierden sus empleos y los sindicatos no dicen ni una palabra, permanecen callados como putas, después de haber cobrado del Gobierno claro. Y poniendo una cortina de humo aparece el de siempre, el que puede hacer lo que quiere sin que nadie le diga nada, la estrellita de turno, el juez Garzón. Se va a aventurar en un proceso inviable, desenterrar todas las victimas de la Guerra Civil. ¿Por que no empiezas por imputar a Santiago Carrillo, el asesino de Paracuellos?

En fin, estamos en Septiembre y la tele nos bombardea con anuncios de colecciones. Es curioso, Planeta de Agostini, RBA, Salvat o Altaya eligen esta época del año para vendernos sus productos.

La idea es lanzar los primeros números con un producto atrayente y a un precio muy asequible. Los números posteriores de la colección son bastante más caros por supuesto, pero ya han hecho muchas ventas y enganchado a algún que otro incauto. El tema de las colecciones está bien cuando hablamos de elementos coleccionables independientes: libros, relojes, cochecitos,… podemos comprar aquel que nos llame la atención sin tener que adquirir la colección al completo. Pero, ¿que pasa cuando la colección entera es un único elemento que depende de todas las entregas para tener entidad? Pues que o compras todo o no tienes nada, y creedme que barato no es.

Lo más divertido de los anuncios de colecciones es mirar el número de entregas y su precio. Con esto haz la multiplicación y sabrás lo que cuesta la colección en sí. Las cifras resultantes son muy divertidas. Hace unos años esto era tarea fácil, pero las editoras lo ponen cada vez más complicado, como si no quisieran que nos enterasemos del precio total. Ya me he vuelto un especialista y me sé todos sus trucos. Aquí van unos cuantos ejemplos:

Trenes RENFE–> 72 entregas x 9.95 € = 716€
Figuras de superheroes DC –> 48 entregas x 10.95€ = 525€
Figuras de Star Wars –> 58 entregas x 11.95€ = 696€
Videos de Cantinflas –> 30 entregas x 9.95€ = 298€
Soldados del Siglo XX –> 75 entregas x 9.95€ = 746€
Punto de Cruz –> 119 entregas x 4.95€ = 589€
Rally de Monte Carlo –> 58 entregas x 11.95€ = 693€
Libros de sagas –> 48 x 7.95€ = 381€
Pilates –> 39 x 7.95€ = 310€

Y mis favoritas:

Casa rustica –> 98 entregas x 6.95€ = 681€
Construye el Bismarck –> 138 entregas x 6.95€ = 959€
Diligencia Far West –> 80 entregas x 10.95€ = 876€

Estas tres últimas o compras toda la colección o nada.
Si alguien ha montado el Bismarck por favor que comente este post.

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Es verdad, jaja siempre en Septiembre salen los coleccionables y además más de uno es repetido que el año pasado, por ejemplo el de la vajilla del Mickey y los abanicos, la casita de muñecas….

  2. Me parto de la risa! La verdad es que los muy cabrones tienen estudiado el tema y hacen la mayor parte de la caja con las primeras entregas…

    La adherencia es decreciente de forma exponencial, por lo que ellos ajustan la producción de las entregas de forma que no pierden ni un chavo. Es más, algunas se van modernizando y te piden que ‘reserves’ en tu quiosco… Después de las 10-15 primeras entregas ya sólo quedan los que terminarán o se quedarán a pocas del final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.