Muy buenos días a todos,

El G8 se reune en Italia en busca de la luz al final del tunel, y quizá como símbolo de la situación de la economía mundial visitaron las ruinas de la ciudad de L’Aquila, en donde los ciudadanos que aún siguen durmiendo en tiendas de campaña recibieron a Obama con un cartel en el que se leía YES WE CAMP. Parece que por ahora no hay demasiados resultados en esta cumbre, esta tarde va para allá Zapatero tras conocerse las malas previsiones para España hechas por el FMI.

obama_primera_cumbre_g-8

Pero a parte de los atentados en Afganistán y en Irak, de la dimisión del primer ministro peruano, y de la cita en Costa Rica para intentar arreglar la situación de Honduras, la foto o más bien no foto es para Obama y Berlusconi jugando al gato y al ratón, el uno intentando salir lo más cerca del líder de moda (taaaaan guapo y bronceado según Berlusconi) y el otro intentando evitar salir en la prensa junto al cavaglieri cual ninfa de pago.

Por aquí hoy está la cosa más tranquila, seguimos negociando la financiación autonómica y buscando un nuevo acuerdo entre patronal y sindicatos, cosa que empieza a dar miedito porque esto de las crisis siempre se utiliza para dar pasitos en una dirección que luego no se dan en la contraria en tiempos de bonanza. Bueno, y por supuesto unos siguen con lo de Camps y otros con lo del 11-M, pero eso ya no es noticia.

Y en el deporte entre los rumores de fichajes del fútbol y los de Alonso por Ferrari, hoy tenemos la primera etapa de la historia del Tour que empieza y acaba en España, será la Girona-Barcelona y homenajeará al primer español que ganó un Tour hace ya 50 años, el Águila de Toledo, Federico MartínBahamontes.

A pesar de todo esto, muy buen día a todos!

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.