Muy buenos días a todos,

Hoy nos levantamos otra vez con miedito tras conocer la reacción de Chávez (y de otros países latinoamericanos) al anuncio por parte de Colombia de que va a permitir el establecimiento de 7 bases militares estadounidenses en su territorio, supuestamente para la la lucha contra el narcotráfico. Mientras, unos kilómetros más arriba la cosa sigue sin arreglarse en Honduras y cada vez tiene más pinta de convertirse en una guerra civil.

chavez

En España siguen saliendo noticias sobre el caso Gurtel, y lo que te rondaré morena porque según el Supremo puede tardarse hasta un año para decidir si se admite el recurso que libra a Camps del juicio de este caso. Mientras eso sucede podemos seguir entreteniéndonos con nuevos casos como el de Palma, por el que ya hay 6 detenidos o como el del olvidadizo alcalde de Seseña. Empiezo a perder la inocencia y la paciencia con estas cosas.

Y en deporte seguimos con la incógnita de si correrá Schumacher en Valencia, lo que ha quedado claro e que la Copa América no se va a celebrar en las tierras de la paella, las falleras y los amiguitos del alma (o más bien en las aguas) y mira que la queríamos un huevo, pero en 2010 la Copa se va a Emiratos Árabes, lugar de grandes navegantes sin duda alguna, navegantes en petro-dólares, que es lo que cuenta (bueno, los regalos también cuentan y están mejor vistos).

A pesar de todo esto, muy buen día a todos!

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.