– Artículo enviado por Holala –

embarazo

En un pasado no tan lejano, para abortar, no había otro solución para una mujer embarazada que recurrir a unos de los métodos chapuceros que se conocían entonces y que se practicaba de manera clandestina.

La mujer sola, o con la ayuda pecuniaria de una vecina, en la cocina poca o más bien nada aseptizada de una apartamento miserable, se veía introducir en la vagina una pompa de agua cuyo contenido era una solución liquida capaz de dañar de manera irreversible el feto: desde agua con jabón o lejía o incluso coca-cola. Hoy en día, en países donde el aborto es todavía ilegal se suele usar también insecticidas.

Otro método tampoco recomendable consistía en introducir una aguja para perforar la membrana. Por supuesto, ningún médico recomendaba esas prácticas por altamente peligrosas: Hemorragia, infecciones, embolia pulmonar, septicemia provocaba la muerte de la mujer en condiciones que prefiero no imaginar.

Es imposible conocer la cifra de mujeres que fueron víctimas mortales de abortos ilegales antes de su legalización. La cifra propuesta en un artículo de El País de 1985 habla de una cifra oficial de 47 muertas entre 1975 y 1979. El artículo pone en duda esta cifra con razón: por comparación solamente en Francia entre los años 1970 y 1972 se estima 47 muertas por año, casi 1 mujer por semana, una cifra mucha más elevada y todavía muy contestable. Si nos referimos a décadas anteriores, es fácil suponer que la mortalidad era mucha más elevada aun: la ausencia de información sexual sobre métodos anticonceptivos provocaba más embarazos no deseados y por consecuencia más abortos que se realizaban en condiciones de higiene muy pocos apropiados. Según “Francia bajo el régimen de Vichy” de Robert O. Paxton, se estima que en Francia antes de la Segunda Guerra Mundial había el mismo número de nacimientos que de abortos (aunque ilegal desde 1920).


asunto

En España, debido al peso de la Iglesia católica, de las leyes franquistas muy represivas, es imposible conocer cifras ni siquiera hacer una aproximación. Pero, visto que la píldora anticonceptiva fue ilegal hasta finales de 1978, solamente conviene pensar que la cifra era elevada.

Aunque no hay estadísticas fiables pero admitiendo que fuese una práctica común, el aborto clandestino ha debido ser durante años una de las primeras causas de mortalidad entre las mujeres en edad de procrear. En muchos países, no se despenalizo el aborto por otorgar más derecho a la mujer sino porque se reconoció un problema de salud pública, después de un gran movilización del movimiento feminista.

Eso generó una gran injusticia social: Mientras los países vecinos adoptaban una legislación menos severa, las clases sociales más ricas se podía permitir mandar a su hija preferida joven e inocente víctima de un sinvergüenza o a la chacha pervertida, atrevida e insolente a un aborto en el extranjero sin verse amenazados por la justicia de su propio país. Y mientras tanto, la hipocresía del señorito se paseaba los domingos hasta la puerta de la iglesia para volver absuelto de sus pecados y comer en familia, entre el obispo y un ministro de Franco sin cesar de defender las ideas más conservadoras acerca de la mujer.

Esos viajes para abortar eran una costumbre que se sigue practicando en países europeos y católicos como Polonia o Irlanda donde se calcula que 7000 mujeres abortan en Inglaterra cada año. Al menos en esos países, la situación no tiene consecuencias tan trágicas como en África y América del Sur donde todavía el aborto no está reconocido como un derecho.
Aun así, la legalización del aborto y reconocer el pleno derecho a las mujeres sobre su cuerpo y su vida está siento objeto de polémica tal como lo muestra la manifestación del próximo sábado, una manifestación y eslóganes más propios de la Inquisición que del siglo XXI.


4meses

Para terminar, recomendar dos películas, las dos ganadoras de varios premios cinematográficos internacionales sobre el tema: “4 meses, 3 semanas, 2 días” de Cristian Mungiu y “Un asunto de mujeres” de Claude Chabrol basado en un hecho real, la última mujer que fue condenada a muerte por practicar abortos, y por la anécdota grabada en mi pueblo natal.

Publicado por Aportaciones

Utilizamos este usuario para publicar todos los artículos escritos por autores que no pertenecen a decabo.com, pero han querido aportar o colaborar con nosotros.

Únete a la conversación

12 comentarios

  1. buen articulo, pero preparate a los comentarios cavernarios que vendran, no se si sabes donde has publicado este articulo…que por aqui pululan muchos de los que iran a la manifestacion del sabado.

  2. Yo no iré a la manifestación porque no estoy en contra del aborto. El aborto lo practican los rojuelos progres, y cuantos más aborten pues menos rojuelos progres quedarán vendrán al mundo. Sencillo no?

  3. Interesante pero a la vez doloroso este blog al percibir la realidad que a diario se vive en el mundo entero al encontrar como hay vidas que no permitimos que vivan, es algo doloroso a lo que ojala se le pueda encontrar una solución radical.

  4. es un tema interesante, que nos permite ver en una perspectiva mas real la situación tan dolorosa y las consecuencias que lleva con sigo el aborto a lo que le tenemos que poner soluciones radicales.

  5. con algunos comentarios, me he partido el pecho, lo reconozco. Ahora en serio, que yo sepa, las niñas pijas fachas, son las primeras que se echan un mal polvo con un tio que acaban de conocer en Pacha por ejemplo (por poner uno) y luego que??????

    El aborto es un problema de todos y estando en el siglo XXI, podemos hacer lo que nos salga de….. Viva la democracia y claro está, el aborto!!!!

    Aznar, me da que no te veré en la mani

  6. Para responder a algunas criticas:

    Sylar, el aborto no se reduce a un conflicto rojos/fachas o derechas/izquierdas. La vida es mas complicada que esto y creo que hay tantas mujeres de derechas o de izquierdas que abortan.

    Segundo, se me ha hecho el reproche de simplificar demasiado. Soy muy consciente que un tema como este embarca mas de un punto de vista: ademas de la salud publica tal como descrito en el post, habria que hablar de los aspectos politicos, morales, religiosos, juridicos, scientificos, etc…pero un post de 800 palabras no permite hacer esa sintexis.

  7. Este asunto me parece bastante espinoso.
    Yo tengo varios puntos de vista sobre este tema. El primero es que si una chica se queda embarazada por un fallo técnico y estudia y no tiene ni casa, ni sueldo, ni nada, y su pareja tampoco, creo que puede ocasionar un problema bastante importante para el futuro de esas personas y de la que viene en camino. No me parece mal que se aborte el primer mes más o menos, Tampoco muy tarde porque empieza a ser una personita y eso ya es muy fuerte.
    Lo que no me parece nada bien es que una persona piense que puede mantener todas las relaciones que quiera sin ninguna precaución y que luego puede abortar así sin más.
    Hay que pensar un poco las cosas y mirar al futuro que un niño te cambia la vida y creo que lo mejor es tener un nivel de vida mínimo para poderle dar lo que necesite, que eso de que vienen con un pan bajo el brazo no es cierto.

  8. Si nos fijamos en los métodos usados para abortar, se parecen terriblemente a los usados por los inquisidores, así que hay que pensar en quiénes serán los verdaderos inquisidores.

  9. El comentario del primer «César Noragueda» es una suplantación de mi persona llevada a cabo, sin lugar a dudas, por Luigi, conocido como El Tarado Revientaforos, que se dedica a hacer varios tipos de apología, incluyendo de la violencia, a vejar a cualquiera que se interponga en su camino y a destrozar foros que no le sean afines.

    César Noragueda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.