Me han dado envidia Stackhouse y Chuscurro con sus artículos polémicos que tienen más lecturas y comentarios que nadie, jeje. Así que hoy he decidido hablaros de un libro que NO me gustó: La Trilogía de Nueva York, a ver si consigo soliviantar los ánimos de los defensores a ultranza de Paul Auster :-)

trilogia-ny-i

Dejándome llevar por el entusiasmo que me había producido la lectura de “Brooklyn Follies”: un maravilloso libro que podríamos calificar coloquialmente como “de buen rollo”; me dediqué a buscar en la estantería de mi padre algún otro libro de este autor.

Pronto me llamó la atención la siguiente frase en la reseña de la contraportada: “Todo empezó por un número equivocado, el teléfono sonó tres veces en la mitad de la noche y la voz al otro lado preguntó por alguien que no era él”, frase que da comienzo a la primera de las tres novelas cortas que componen el libro y que, a pesar de mi opinión general; sigo considerando uno de los comienzos más geniales con los que me haya tropezado.

Engañada por la magistral frase, empecé la lectura con unas expectativas bastante altas. Como os comentaba, la novela esta compuesta de tres historias cortas que, sin tener conexiones entre sí, tienen en común un particular (por no decir esperpéntico) estilo policíaco. La primera historia promete al principio, pero enseguida se da uno cuenta de que el embrollo absurdo en el que nos va introduciendo el autor no va a poder tener una resolución racional de ninguna manera; y efectivamente, no sólo no la tiene, sino que la historia degenera en un desbarre sin pies ni cabeza de tal magnitud que cuando acaba (de manera abrupta y sin explicación de ningún tipo; al contrario, planteando todavía más interrogantes) lo agradecí sinceramente, pues el libro me estaba provocando un estado de semicabreo casi continuo.

auster

Aún así, decidí darle una oportunidad a la segunda historia, ay de mí, pobre ilusa! Debí haberme retirado a tiempo cuando en la primera página ya reparé en que los personajes tenían nombres de colores: Azul, Negro, Blanco…. Pero claro, me podríais decir: como en “Reservoir Dogs” (gran película, por cierto). Pues no, amiguitos, nada más lejos de la realidad. Más bien la historia me recordaba a una obra de teatro de estas experimentales que tuve la desgracia de presenciar una vez, en la que los protagonistas, semidesnudos y cubiertos de polvos de talco, se contorsionaban por el escenario sin hablar mientras se oía de fondo la voz en off de una vieja hablando en un idioma no identificado. En pocas palabras: espeluznante. Pero es que está visto que una no escarmienta.

Pues bien, la historia en cuestión era todavía más absurda, angustiosa y desasosegante aún si cabe que la primera. Por supuesto, no da ninguna respuesta clara para que una se entere de qué corchos está pasando (lo cual, para una mente cuadriculada como la mía, lo reconozco, es intolerable) y por supuesto, mi nivel de cabreo iba aumentando paulatinamente a medida que avanzaba la segunda historia; así que, cuando en una conversación con una amiga surgió el tema y resultó que ella ya se lo había leído; no me pude resistir a preguntarle por la tercera historia “puff, pues igual que las otras o peor” me dijo. Bueno, pues aunque me avergüence confesarlo, cuando conseguí acabar la segunda historia (con el correspondiente berrinche monumental al llegar al pseudo-final) aparqué el libro para siempre, y eso que no me gusta dejarlos a medias.

Está claro que sobre gustos no hay nada escrito, he leído críticas verdaderamente halagadoras sobre este libro: “Reinvención de la novela policiaca”; y tanto, digo yo; “Un libro pasmosamente brillante, que atrapa, escrito con una incisiva inteligencia”; tan incisiva que no hay quien la pille, piensa una humilde servidora; etc, etc. Yo misma le volveré a dar un tiento a Paul Auster en el futuro, que nadie duda de que sea un gran escritor. Eso sí, queridos lectores, si lo vuestro son las tramas en las que al final todo se explica, no os adentréis incautos en esta embaucadora novela. Avisados quedáis.

Únete a la conversación

10 comentarios

  1. Pues por primera vez creo que voy a discrepar contigo Vaderkkap, leí la trilogía de Nueva York hace más de 10 años y, aunque borroso, aún conservo un grato recuerdo. No he leído todo lo que ha publicado Auster pero sí puedo decir que todo lo que ha caído en mis manos de él, me ha gustado.

    Lo primero que leí del escritor de Brooklyn fue «El País de las últimas cosas», y me dejó impresionado (gratamente).

    De sus incursiones en el cine no puedo decir lo mismo. «Smoke» y «Blue in the face» que co-dirigió con el cineasta Wayne Wang me encantaron pero su último paso por la pantalla grande con «The Inner life of Martin Frost» basada en la novela homoníma y dirigida por el propio Auster, me pareció un fiasco total. Fue de lo peor que vi en el festival de cine de San Sebastián de hace dos años.

    No obstante, los libros dependen muchísimo del momento personal de cada uno cuando lo está leyendo, así que quizá releeré «La trilogía de Nueva York» para ver si son fundadas esas serias acusaciones ;-) a uno de los mejores escritores contemporáneos.

  2. Pues yo no puedo estar más de acuerdo contigo Vaderkkap, y es que he llegado a la conclusión de que no me importa lo que esté contando, aunque lo haga con más o menos maestría. Que me da igual leerlo en inglés que en castellano, estando feliz o deprimido, de viaje o con la mantita tirado en mi sofá, no me interesa lo que cuenta o mejor dicho, como lo cuenta.

    He paseado por las mismas calles, reflexionando de manera parecida y aún así no logro que me interese.

    Así que seguiré diciendo que sólamente me interesó el relato del perro moribundo y lo más probable es que no admita una segunda lectura, así que lo dejaré ahí, como testimonio que sí hubo algo de Auster que me interesó una vez.

  3. Yo discrepo, reconozco que el título no está entre mis 3 favoritos de este autor pero fue el que me engancho a Auster y con el que lo conocí. La capacidad de del autor para introducirte en la historia es tremenda aunque entiendo que puede algunos pasajes son algo extraños y pueden ser difíciles de digerir para los amantes a la lectura inmediata. Un 8.5 de 10. Te recomendaría El palacio de la Luna, Mr Vértigo o El libro de las ilusiones, cualquiera de los 3 te van a sorprender y a mirar a Auster de otra manera.

  4. @Ike, tengo verdadera curiosidad por conocer tu veredicto si te relees el libro en la actualidad. Ah, y de paso si te enteras de algo, me lo explicas! jeje

    @Joss, de acuerdo contigo, lo que cuenta en esta novela es un auténtico tostón. Eso sí, a mí la otra que me leí de él me gustó mucho; te recomiendo Brooklyn Follies si algún día te decides a darle otra oportunidad

    @Wolfy, estoy dispuesta a afrontar el reto. Me fío de tí, así que si tienes por ahí la del palacio de La Luna, me apunto. Como ya digo, la otra novela me gustó mucho, asi que ahora mismo hay empate…

    Vaya artículo polémico de principiante que me ha salido, ni un sólo insulto, nadie se ha indignado, todo el mundo super comprensivo, y la autora del artículo encima cediendo!!!
    Más me vale cambiar de registro, que parece que esto no es lo mío! :-)

  5. Vaderkapp , Brooklyn Follies es sin duda un libro de buen rollo , pero dentro del universo de Paul Auster se puede catalogar como obra menor y sin duda como uno de los primeros libros en los que se empieza a notar que su univero se va extinguiendo poco a poco como una cerilla.
    Trilogia de Nueva York es un libro loco eso si es verdad , intimista , muy claustrofóbico y obsesivo , pero está en la linea de las grandes obras de Paul Auster , me temo que no te va a gustar en general .

  6. Vaderkkap, te aconsejo una segunda lectura en un momento más propicio.
    Yo sufrí una experiencia parecida con este libro: Tenía curiosidad y ganas de leer algo de Auster, y no pude pasar de la primera historia. Me molestó no entenderlo y lo aparqué.

    Con el tiempo, con el listón de las expectativas mucho más bajo, (y porque no tenía otra cosa mejor a mano para leer), lo retomé y tengo que decir que esta vez lo devoré con verdadero placer.

    Creo que la originalidad de la novela radica precisamente en mostrar la falta de sentido de la realidad a través de un género tradicionalmente tan atado a la lógica como la novela policiaca. Es una forma de sacudir al lector hasta el punto incluso de cabrearle.
    Se trata de un inquietante poema sobre el absurdo en el que puede degenerar la búsqueda de una respuesta final definitiva.

    Y ya no me entusiasmo más. Sólo recomendaros la versión en comic de «ciudad de cristal» ( Paul Karasik y David Mazzucchelli, Anagrama Panorama de narrativas)

  7. Discrepo absolutamente del comentario, creo, principalmente, porque no entendiste el para qué Paul Auster nos relata estas historias. Paul Auster pretende mostrar lapostmodernidad casi surrealista que se vive en Nueva York, un mundo fragmentado, en el que el ser humano está cada vez más solo y lo que puede llevar a finales absolutamente inesperados (o los pseudo-finales, como les llamas), algo tan ilógico como la fragmentación del hombre no puede llevar a algo lógico, Paul Auster sólo pretende dejarnos una reflexión sobre el problema que expone, por lo que los finales son absolutamente abiertos. El mayor ejemplo de la fragmentación que pretende mostrar Auster es el guiño magnífico (y hermosos correlatos del peligro del lenguaje, que en su tiempo vieron Platón y San Agustín, por nombrar unos pocos), es la reescritura de la torre de babel en City of glass, y la reflexión posterior sobre este lenguaje fragmentado que se trata de unificar, pero no se puede, así como no se puede unificar el hombre posteriormente, por lo que al final, todo es surreal.

  8. Puede que tengas razón, Raúl, de hecho es verdad que no he entendido para qué Paul Auster nos relata estas historias. El problema que tengo con tu argumentación es que me conduce a la conclusión de que todo vale. Es decir: como el mundo es ilógico, para mostrarlo yo puedo escribir cualquier delirio que se me ocurra sin pies ni cabeza porque al fin y al cabo es tan incomprensible como el mundo? hummm, para mí no es suficiente, francamente yo le pido algo más a una novela.

  9. No puedo evitar presentar mis profundas discrepancias ante esta crítica. Auster me ha fascinado por completo al largo de esta/s novela/s. Su prosa, rápida, bella, me ha cautivado totalmente. El azar y la locura casi absurda, es -en mi opinión- un reflejo no muy exagerado de la sociedad actual. Claro que todo es cuestión de opiniones, y la tuya, Vaderkkap, es más que respetable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.