La cigarra y la hormiga

Me ha llegado al correo la clásica fábula de La Cigarra y La Hormiga, en su versión de toda la vida, y su versión española. Aquí os va:

VERSIÓN CLÁSICA

La hormiga trabaja a brazo partido todo el verano bajo un calor aplastante.
Construye su casa y se aprovisiona de víveres para el invierno.

La cigarra piensa que la hormiga es tonta y se pasa el verano riendo, bailando y jugando.
Cuando llega el invierno, la hormiga se refugia en su casita donde tiene todo lo que le hace falta hasta la primavera.

La cigarra tiritando, sin comida y sin cobijo, muere de frío.
FIN

VERSIÓN ESPAÑOLA

La hormiga trabaja a brazo partido todo el verano bajo un calor aplastante.
Construye su casa y se aprovisiona de víveres para el invierno.

La cigarra piensa que la hormiga es tonta y se pasa el verano riendo, bailando y jugando.
Cuando llega el invierno, la hormiga se refugia en su casita donde tiene todo lo que le hace falta hasta la primavera.

La cigarra tiritando organiza una rueda de prensa en la que se pregunta por qué la hormiga tiene derecho a vivienda y comida cuando quiere, cuando hay otros, con menos suerte que ella, que tienen frío y hambre.
La televisión organiza un programa en vivo en el que la cigarra sale pasando frío y calamidades y a la vez muestran extractos del video de la hormiga bien calentita en su casa y con la mesa llena de comida.

Los españoles se sorprenden de que en un país tan moderno como el suyo dejen sufrir a la pobre cigarra mientras que hay otros viven en la abundancia.
Las asociaciones contra la pobreza se manifiestan delante de la casa de la hormiga.

Los periodistas organizan una serie de artículos en los que cuestionan como la hormiga se ha enriquecido a espaldas de la cigarra e instan al gobierno a que aumente los impuestos de la hormiga de forma que estas puedan vivir mejor.
Respondiendo a las encuestas de opinión, el gobierno elabora una ley sobre la igualdad económica y una ley con carácter retroactivo, antidiscriminación.

Los impuestos de la hormiga han aumentado y además le llega una multa porque no contrató a la cigarra como ayudante en verano.
Las autoridades embargan la casa de la hormiga, ya que esta no tiene suficiente dinero para pagar la multa y los impuestos. La hormiga se va de España y se instala con éxito en Suiza.

La televisión hace un reportaje donde sale la cigarra con sobrepeso, ya que se ha comido casi todo lo que había mucho antes de que llegue la primavera.
La antigua casa de la hormiga se convierte en albergue social para cigarras y se deteriora al no hacer su inquilino nada para mantenerla en buen estado.

Al gobierno se le reprocha no poner los medios necesarios. Una comisión de investigación que costará 10 millones de Euros se pone en marcha.
Entretanto la cigarra muere de una sobredosis. La Ser y TVE comentan el fracaso del gobierno para intentar corregir el problema de las desigualdades sociales.

La casa es okupada por una banda de arañas inmigrantes. El gobierno se felicita por la diversidad cultural de España.
FIN

Únete a la conversación

6 comentarios

  1. VERSIÓN DESEADA

    La hormiga trabaja a brazo partido todo el verano bajo un calor aplastante.
    Construye su casa y se aprovisiona de víveres para el invierno.

    La cigarra tiene mala suerte en la vida, y no todo le va tan bién como quisiera.
    Cuando llega el invierno, la hormiga se refugia en su casita donde tiene todo lo que le hace falta hasta la primavera.

    La cigarra vive tiritando, sin comida y sin cobijo.

    La hormiga se compadece de la cigarra, y la ayuda a salir adelante en la vida. El gobierno así no tiene que intervenir, y todos tan contentos.

    Moraleja: Los radicalismos no son recomendables.

  2. ¡Buenas!

    Exacto. Versión deseada. Es deseada y aprovecho para decirlo, eso es algo que mucha gente, especialmente desde la izquierda da por sentado, que todo el mundo es bueno y que cualquiera tiene buenas intenciones. Eso, evidentemente no es así en la realidad, sino que es algo utópico. Remitiéndonos a la historia diré que no soy partidario de yo, yo yo…sino que efectivamente hay que ayudar a los demás en la medida en que se pueda, sino seriamos como los animales, pero siempre que se de el caso que tu dices: «La cigarra tiene mala suerte en la vida, y no todo le va tan bien como quisiera» que se produce las menos de las veces, y no como pone en la historia: «La cigarra piensa que la hormiga es tonta y se pasa el verano riendo, bailando y jugando», que por desgracia es lo que sucede con frecuencia y lo que mucha gente, especialmente en la izquierda, confunde con falta de oportunidades, sucediendo lo que refleja perfectamente la historia: quien se lo curra acaba teniendo las de perder frente a quien no hace nada para ganarse la vida pero se aprovecha de una sociedad que presupone una utopía y de unos medios de comunicación dispuestos a sacar tajada de lo que haga falta con tal de “servir a la causa”. Por decirlo así, la versión deseada se da muy pocas veces, frente a la version real, que es la que sucede casi siempre y la que muchos se empeñan en confundir con la primera.

    A parte de eso, me quedo con la frase «El gobierno se felicita por la diversidad cultural de España». A menudo se utiliza esta frase para justificar barbaridades, especialmente en Cataluña y País Vasco, en cuyo nombre, por ejemplo, se coarta la libertad de aquellos que quieren que sus hijos reciban una educación en castellano o el brutal apartheid cultural que tiene lugar en estas 2 comunidades autonómicas (especialmente en Cataluña). La libertad allí si es una utopía pero efectivamente desde la izquierda (y ahora mas que nunca) se sigue suponiendo que los nacionalistas son esas personas encargadas de salvaguardar la diversidad cultural de España, aun cuando bajo este lema se escondan intenciones totalitarias, como se ve en estos 2 lugares. No hay pues, radicalismo alguno, sino pura realidad.

  3. … por desgracia estamos en un mundo en el que tanto tienes tanto vales… nada tienes nada vales…
    …estoy muy de acuerdo en que si no te lo curras… lo pasarás mal… pero también la suerte ayuda un poco…
    …si todos fuésemos como la ‘Versión Deseada’ (currantes responsables & personas misericordiosas) no tendríamos estos dilemas… pero por desgracia la gente buena & currante se está convirtiendo en una especie a extinguir…
    … que pena que el ser humano tengamos todo a nuestro alcance y nos quedemos a las puertas por nuestra mala cabeza.

  4. Parece que todos tenemos la misma tentación a identificarnos con la sufridora hormiga. Y coincidimos en cargar contra la pobre cigarra, cuyo delito es querer vivir riendo, bailando y jugando. En el cuento aparecen también otros insectos que el autor no alcanza a identificar: los «zánganos», aquellos que pretenden vivir del cuento de la subvenciones (p.e. los Bardem, la SGAE con su «canon», etc,…). Pero estos tampoco son especialmente peligrosos (basta con cortarles el grifo, y ya está : aparecerá la creatividad y los cines, teatros, salas de conciertos se volverán a llenar).
    Pero detrás de toda la historia,pasando de puntillas para que no se las note, veo a las «cucarachas», las que lo controlan todo: nuestra opinión, nuestro dinero, nuestros deseos. Son las dueñas de los medios de comunicación, las que especulan con el precio de la construcción, del pan, de la leche, las que nos animan a suscribir hipotecas, préstamos, las que nos asfixian con multas, sanciones e impuestos, y las que dicen representarnos cuando lo que en realidad hacen es engañarnos y manipularnos para mantenerse en el poder. Son las que nos enfrentan a unos bichitos contra otros
    Estos son los insectos peligrosos. Pero… ¿a que no aparecen en la historia?.
    Efectivamente yo me identifico con la hormiga, pero también con la cigarra y con el zángano.
    (Intuyo que ha sido una «cucaracha» la que ha escrito este cuento)

  5. Buenas!

    Si yo fuera una de esas «cucarachas» capaces de contorlar los precios de la construcción, del pan, de la leche y demas alimentos, ya habria hecho uso de ese poder para al menos bajar los precios de los alimentos y de la vivienda, que asi a vote pronto es lo que mas me toca de momento.

    Si ademas pudiera controlar las multas…si yo hablara sobre algunas multas…¡ay que bien me vendria controlar ese tema! Algun disgusto me habría ahorrado.

    Saludos!

  6. Nace, crece, se reproduce y muere.- Hormiga
    Estudia, trabaja, se casa y se muere.- Persona (o viceversa)

    Si la cigarra pasa hambre q se joda y se vaya a pedir limosna a la iglesia, q somos cristianos los domingos… no las 24hs del día, los 365 días del año… eso es ser boludo, no religioso!.

    Además, y te lo digo con una mano en el corazón… como me compró el IPhone si tengo q estar pagandole la educación o la comida a la cigarra?.

    Abajo cigarras!. Que la «aldea global» sirve para ver japoneses haciendo pelotudeces en Youtube y para comer en McDonalds, no para andar pretendiendo q honestos y correctísimos países como USA tengan q dar 0,02$ por un negrito de vaya a saber q paisucho de Africa.

    Encima, para colmo de males… no es mi responsabilidad ayudar a la cigarra, porq para eso hay un Estado, una Iglesia… cementerios, de todo!. A veces me rió cuando me dicen q el Estado no hace lo suficiente, q yo podría ayudarlos a mi manera (donando libros, leche, dando apoyo escolar, dejando de marginarlos constantemente, etc). Nonono… ellos serán personas, no te lo voy a negar, deben tener sentimientos, seguramente; pero la realidad es q yo no tengo la culpa de q hayan nacido cigarras y q se pasen en verano jugando o no consigan trabajo por no haber accedido a la educación q tuve yo.

    Por eso no me voy a cansar de dicirlo: «Hay q contar más el cuento de la Hormiga y la Cigarra… porq sino los jovenes van a empezar a pensar q deberían (podrían) ayudar a los pobres… y ahi si q estariamos jodidos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.