Story of stuff, la historia de las cosas

Hola a todos,

Hoy es viernes pero no os traigo un Rimembe, os traigo algo más comprometido. Seguro que muchos conocéis Story of Stuff (La historia de las cosas), es un reportaje en plan cómic sobre qué es lo que pasa con las cosas que compramos y que consumimos, de dónde vienen, porqué las compramos, a dónde van después y qué le puede pasar a nuestro mundo si seguimos por este camino.

Hace tiempo que quería hacer un post sobre este pequeña película que me me pareció muy interesante, pero al estar en inglés pensé que no era buena idea traerla al blog. Sin embargo el otro día encontré en Youtube la versión en español, así que aquí la traigo y os recomiendo que la veáis. puede que no sea 100% cierto todo lo que dice, pero al menos da que pensar.

Interesante ¿no?, la gracia de este vídeo es que no es un ladrillo y está hecho para que todo el mundo tome conciencia de este tipo de cosas sin entrar en otras consideraciones. Hay cosas que puede que no estén del todo explicadas o justificadas, pero la idea general yo creo que es válida, este sistema no es mantenible a largo o incluso medio plazo. El problema es… ¿alguien tiene alternativas realistas a lo que tenemos?

Más vale que las encontremos, mientras tanto aquí escribo este post con un portátil de menos de dos años, un iPhone al lado hecho en China y comprado en San Francisco, vestido con ropa hecha en Filipinas pero vendida en los USA y a punto de hacer viajes que producirán kilos y kilos de CO2… me voy para mi huerto a ver si me quito el cargo de conciencia.

Saludos!!!!

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.