Te lo advierto: no me invites más al Candy Crush.

Vibra el móvil. Un vistazo de reojo sirve para comprobar que el motivo es una nueva notificación en tu Facebook. Será una tontería te dices. Estás centrado en tu trabajo. Y lo ignoras. Al menos lo intentas. Se te pasa por la cabeza que puede ser que te hayan etiquetado en algunas de las decenas […]