El Rimembe del Vienne, la vuelta (al mundo) de Willy Fog

Hola rimembeadores,

Después de mi ausencia por puente vuelvo con un nuevo rimembe. Los que paseamos de vez en cuando por la Gran Vía de Madrid sabemos que los musicales están de moda. A mí me dan muchísima pereza, me gusta el teatro pero me corta mucho el rollo cuando se ponen a cantar. La gente sin embargo adora estos espectáculos y cuál no fue mi sorpresa al descubrir que hay un musical sobre la Vuelta al Mundo de Willy Fog.

Por lo que he leído es un espectáculo de esos orientados a los padres más que a los niños, que flipan al ver cómo sus padres se saben y cantan unas canciones totalmente desconocidas para ellos. Pero la cosa es que la serie de dibujos molaba, y al investigar un poquito he visto que el éxito de estos dibujos españoles (con colaboración japonesa para la parte de la animación) se extendió por Europa, América y Japón.

La serie estaba basada en el libro de «la vuelta al mundo en 80 días» de Julio Verne, y la verdad es que para ser una serie de dibujos sigue bastante fielmente la trama de la novela. Las principales diferencias, a parte de pequeños detalles en las escalas que hacen durante el viaje, radican en la inclusión del odioso personaje de Tico (el graciosito de turno) y el personaje de Transfer y sus intentos de sabotage, que yo sí que creo que fue un acierto para hacer el viaje aún más emocionante.

El protagonista como sabéis es Willy Fog, un típico gentleman inglés de la época victoriana, que se apuesta su fortuna contra sus compañeros de club a que con los avances de la época sería posible dar una vuelta al mundo en menos 80 días, y para demostrarlo él mismo emprenderá ese viaje (como dato, hoy en día la estación espacial internacional da 15.7 vueltas al mundo en un sólo día). Si os acordáis Willy Fog era un fanático de las reglas estrictas y la puntualidad, pero de vez en cuando sacaba su bastón para repartir leches.

Luego estaban Rigodon, antiguo artista de circo, que junto con Tico (el bicharraco enano al que me refería antes) emprenden el viaje alrededor del mundo. A mitad de su camino se encuentran con Romy, una princesa india a la que salvan de ser quemada tras quedarse viuda como marcaba la tradición. Romy se une al grupo y acabará siendo la esposa de Willy Fog.

Pero hay más gente que sige al león del bastón, son los agentes de policía Dix y Bully, dos sabuesos (literalmente) de Scotland Yard que sospechan que Fog es el autor de un robo cometido en Londres. El último personaje principal es Transfer, mi preferido, que estaba contratado por uno de los rivales de Willy Fog para sabotear el viaje, y que si os acordáis se disfrazaba casi de cualquier cosa pero al que siempre se reconocía por un brillo malvado en su ojo.

El final tanto del libro como de la serie es uno de los que más me gustan de las novelas que leía de pequeño. Como viajaron en dirección Este habían pasado el meridiano que marca la separación entre un día y el sigiuente, con lo que en vez de llegar tarde, llegan un día pronto, ganan la apuesta y Fog se casa con Romy, y comieron perdices y tal.

Una cosa que seguro que todos recordáis de esta serie es su sintonía, que para vuestra información cantaba el grupo Mocedades. Lo que menos gente recordará es la segunda parte que hicieron, Willy Fog 2, basada en 20.000 Leguas de Viaje Submarino y en Viaje al centro de la Tierra y que fue un fracaso de crítica y público.

Bueno rimembeadores, os dejo silbando la sintonía del final de la serie, no creo que me veáis en el musical, pero donde seguro me encontráis el viernes que viene será en el Blog de De Cabo con un nuevo rimembe.

Saludos!

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. Grande serie!! infancia total! muy bueno Ishmael, otra vez se han abierto grandes recuerdos en mi memoria… no me acordaba de transfer, malo malote. Lo que también tengo claro es que no iré al musical… eso seguro.

  2. que más da el pasado… lo importante es el presente. Saber que fue de Willy Fog… para ello nada mejor que mirar el primer post del ¿qué fue de…?
    ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.