El Rimembe del Vienne, el Valle Secreto

Hola rimembeadores,

Viajes, estudios y trabajos varios me han impedido cumplir mi cita con vosotros en las últimas semanas, pero ya estoy de vuelta con algo que espero que os guste. Y es que la nueva campaña de Orange usa como sintonía el Waltzing Mathilda, el himno no oficial de esa Australia que tan bien conoce nuestro amigo Chuscurro. La canción es bastante conocida, pero aquí en España la conocimos en los 80 como la música de Valle Secreto.

Seguro que os acordáis de qué iba esta serie, un viejuno llamado Dan Mc Cormack tiene un parque viejuno como él y unos chavalotes que pasan allí las vacaciones deciden ayudarle a convertirlo en un campamento. Pero en un alarde de visionarismo por parte de los guionistas aparecen unos especuladores inmobiliarios que quieren quedarse con el terreno a los que representa el tartamudo Señor Cribbins.

Estos especuladores cuentan con la ayuda de la banda del Araña, que son unos gamberretes chapucillas que visten polos (normalmente de rayas) y no visitan a menudo el peluquero. Araña Mc Glurk y sus secuaces siempre salen escaldados de sus intentos de saboteo, pero siempre sin violencia y con un planteamiento blanco virginal. Al final los buenos ganan (como no) y si mal no recuerdo encuentran oro en las viejas minas del valle, lo que les permite mantener abierto el Valle Secreto.

La serie, coproducción hispano-australiana, tuvo bastante éxito y aunque hoy seguramente no la vería ni Perry por lo simple de su planteamiento, sí que me traen buenos recuerdos cosas como la radio del campamento, las camisetas azules, las motos que llevaban que me causaban envidia al compararlas con mi GAC roja, en fin, que espero que a vosotros también os haya resultado entrañable recordar esta serie que tan poco tiene en común con lo que ves los chavales hoy en día.

Saludos rimembeadores!

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Únete a la conversación

1 comentario

  1. Ostras pedrin!!! Ya se me habia olvidao esta serie, estaba muy olvidada en los ultimos recovecos de la parte nostalgica de mi memoria. Lo que si me acuerdo muy bien es de la cancion. Y hoy mismo buscando en el historial del blog he dado con un post de «el planeta imaginario», me quedaba embobado viendo este programa con esa cancion tan hipnotizadora de Isao Tomita… asi me he quedado tan grillao! jajaja!
    saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.