Hace unos meses visité por primera vez California, y dejé constancia de ello con un post dedicado a San Francisco . Y hace sólo un mes y pico volví por aquellas soleadas tierras en compañía de mi colega Warning y hemos decido dar cuenta aquí de nuestras aventuras en la ciudad de la bahía (San Francisco, no Cádiz).

Warning y Call Me Ishmael en San Francisco

Nos vamos a la soleada California tronco, le decía yo a Warning un par de días antes de salir para San Francisco, y según nos acercábamos al aeropuerto, y tras 10 horas de vuelo desde Londres, estábamos en medio de una tormenta que zarandeaba el avión de tal manera que medio pasaje estaba echando la raba, incluidas nuestras dos pobres compañeras, que a falta de otro sitio mejor, usaron como recipiente la bolsa de la manta y un tupper de gominolas, ya sabéis que la necesidad agudiza el ingenio.

Sanos y salvos, y tras 2 horas y media de espera en inmigración a otro de nuestros compañeros y otra hora más para coger los coches de alquiler, comenzamos nuestro viaje entre el frío y la lluvia (lluvia de agua y lluvia de comentarios sarcásticos sobre la soleada California). El tiempo mejoró y el mal inicio se convirtió en un viaje genial, lleno de cosas para contar y del que nos deja un recuerdo que queremos compartir con vosotros.

San Francisco

Ya hablamos de la ciudad de San Francisco en el otro post, y en este no vamos a repetir, esta ciudad tiene tantas cosas para ver y hacer que no es ningún esfuerzo el seguir contándoos cosas de la City by the Bay.

A parte de las típicas visitas a la calle Lombard con sus 5 curvas, el obligado paso por China Town y las fotos con los leones marinos del Pier 39, algo típico típico que hicimos esta vez y que recomendamos al 100 por 100 es coger el Cablecar (una especie de tranvía arrastrado por un cable que se mueve bajo tierra) en la calle Market y recorrer algunas de las colinas de la ciudad, colgados por fuera del vagón como hicimos nosotros, para acabar en Lombard de nuevo, desde donde podréis ver gran parte de la ciudad.

Lombard

Pero si lo que buscáis son vistas, nuestra recomendación es subir a la torre Coit, en Telegraph Hill, desde donde hay un anochecer sólo comparable con el de Alcatraz, del que os hablaremos después. La misma subida a la torre desde la zona portuaria ya merece por sí sola la pena si la hacéis a pie por alguna de sus escaleras por las espectaculares casas y los jardines que se van dejando a los lados, espectáculo no apto eso sí para gente con vértigo y pocas ganas de sudar, son muchas escaleras y muy empinadas.

Cablecar

El distrito financiero también es interesante, sus edificios son muy diferentes unos de otros, y un paseo por la calle Market os mezclará con la vida urbana y cosmopolita de la ciudad, aunque si lo que queréis es ver lujo os recomendamos un paseo por la zona del Distrito de Marina, con sus parques y mansiones que dan verdadera envidia, muy cerquita de uno de los símbolos de esta ciudad, el Golden Gate, que os animamos a cruzar paseando si tenéis oportunidad de pasar por allí.

Golden Gate

Alcatraz es un nombre ya de por sí sugerente, Al Capone, intentos de fuga, películas de cine, todo esto, junto con unas vistas de quitar el hipo hicieron que el blog se decidiera a pasar por la jail. Alcatrics, como se le ha bautizado en este viaje, está abierto a visitas guiadas para las que hay que coger un barco en el pier 33 y por unos cuantos dólares te verás metido en la mítica cárcel (en realidad es por unos cuantos dólares, más un GPS, más un conductor que no te mande a Oakland por el puente, y más unos compañeros que salgan a su hora del curro).

Alcatrics

El edificio en sí de Alcatraz no tiene mucho encanto, es una cárcel vieja y fría, pero situada en todo el centro de la bahía, lo que la hace uno de los sitios con mejores vistas de todo San Francisco. Lo que añade valor a Alcatraz es toda la historia y leyenda que la rodea, y es realmente evocador escuchar las historias que te cuentan los guías y sobre todo escuchar el sonido de las puertas de las celdas al cerrarse, aquello que escuchaban los presos cada noche antes de dormir.

In the jail

Otra excursión que sin duda hay que hacer es la del parque de Yosemite, a unas cuatro horas en coche de San Francisco, y que merece de sobra la paliza de coche, es uno de los sitios más impresionantes de todo Estados Unidos. Una región del tamaño de una provincia española, cruzado únicamente por una carretera que va de norte a sur y otra que va de este a oeste y que permanece cerrada la mitad del año.

Yosemite

En Yosemite las montañas son gigantescas, paredes verticales de cientos de metros salpicadas por las cascadas más altas de todo América del Norte. Los árboles están a la misma escala, y a pesar de no haber tenido tiempo para acercarnos a las zonas de sequoias milenarias, el tamaño de los troncos y la paz que se respira entre ellos te hace sentir realmente pequeño. Los animales participan de este paisaje y cerca de la carretera te puedes cruzar con ciervos, ardillas, zorros y si tienes suerte algún oso (nosotros vimos huellas de uno). Al salir de vuelta a casa, y tras un día de peleas de nieve, paseos por el campo y deslizarnos con un trineo que compramos en un todo a 100, nos quedamos con la sensación de que nos hubiera gustado pasar más tiempo en Yosemite para disfrutar un poco más de un sitio tan especial.

Yosemite sports

Y el viaje se acabó, aunque algunos lo alargaron y seguro que tienen mil cosas que contarnos. Hemos podido disfrutar de la maravilla que es vivir y trabajar en el Silicon Valley, lo que Warning y yo hemos bautizado como fucking life, y encima lo hemos hecho en muy buena compañía (gracias a los apañeros Unix, lo hemos pasado muy bien, si es que en el fondo sois majos). Espero que este post os haya servido para trasladaros por un momento allí, y para transmitiros las good vibrations que nos hemos traído de la soleada California.

All together

Publicado por Call me Ishmael

Call me Ishmael. Some years ago - never mind how long precisely - having little or no money in my purse, and nothing particular to interest me on shore, I thought I would sail about a little and see the watery part of the world. It is a way I have of driving off the spleen, and regulating the circulation. Whenever I find myself growing grim about the mouth; whenever it is a damp, drizzly November in my soul; whenever I find myself involuntarily pausing before coffin warehouses, and bringing up the rear of every funeral I meet; and especially whenever my hypos get such an upper hand of me, that it requires a strong moral principle to prevent me from deliberately stepping into the street, and methodically knocking people's hats off - then, I account it high time to get to sea as soon as I can. This is my substitute for pistol and ball. With a philosophical flourish Cato throws himself upon his sword; I quietly take to the ship. There is nothing surprising in this. If they but knew it, almost all men in their degree, some time or other, cherish very nearly the same feelings towards the ocean with me.

Únete a la conversación

12 comentarios

  1. Uf.. que recuerdos tio.. la verdad es que lo pasé en grande!! Welcome to the hotest California me decía el cabrón con un vendaval que parecía el diluvio universal.. jejeje..

  2. No quiero ni imaginarme conducir por esa ciudad con esas cuestas … Yo que ya me quejo aquí en Barcelona.

    No desaprovechasteis ni un minuto eh??

  3. Warning, Isma muy bueno el reportaje. Me gusta la última foto del trenecito ahí se ve lo bien que os compenetrais los dos LoL. Un abrazo compañeros!!

  4. Jo!!! Precioso el post, magnificas las fotos, y guapísimos vosotros. Me ha encantado de verdad, Callme que bonita la foto en la que estas en Alcatraz poniendo carita de corderillo. Jejeje.
    Abrazos a todos

  5. Exacto Call me Ishmael.. soy una víctima en toda regla!
    Dimitri.. no será que te confundes con otro warning?:-)

  6. Muy buen artículo añapañero, y unas fotos estupendas!! Qué envidia me habéis sacado en un momento… Me quedo con la foto vuestra en la cárcel! Es buenísima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.