Lo primero que hace falta para ver Paris en 5 días es tener allí un gran amigo como el que tengo yo. Lo segundo son energías para ver el vasto patrimonio artístico y cultural de la capital francesa. Si te falla lo primero, búscate una buena guía y prepara el viaje con tiempo; si te falla lo segundo, mejor quédate en casa.

Quizá lo que más a mano pilla para emplear el primer día es el Barrio Latino, ubicado en pleno centro de Paris. Paseando por sus calles y donde se pueden admirar la famosa Universidad Sorbona o El Panteón de los hombres ilustres, donde están enterrados Descartes, Voltaire, Rousseau, Víctor Hugo, Marie Curie, Louis Braille o Jean Monnet. Es un barrio muy cosmopolita, donde abundan los restaurantes exóticos, especialmente en ciertas calles en las que quien pase por ellas y especialmente si es turista, será -literalmente- asaltado por los relaciones públicas de estos. Próximos a estos monumentos, se erigen los jardines y el Palacio del Luxemburgo, que alberga el Senado. Algo mas lejos y cruzando el rio aparece la casa consistorial, con un más que digno edificio como el de la imagen.

Dejando atrás el Barrio Latino y ya próximos al río, se puede advertir la catedral de Nôtre Dame en una isla en mitad del Sena, la isla de la Citè, que cada día congrega en su puerta a miles de turistas que cuando acaban de sacar las fotos de rigor, se colocan en la cola que accede al edificio por la puerta de la torre derecha para salir por la puerta de la torre de la izquierda, algo que recuerda bastante a las hormigas en verano, pues la cola siempre existe y la gente siempre se esta moviendo.

El segundo día puedes visitar el Musée D´Orsay, donde casi impresiona mas el continente que el contenido; la Opera y el bello edificio donde se encuentran las Galerías Lafayet, propiedad de Dodi Alfayette. Los precios son altos pero imagino que con aproximadamente 55.000 visitantes al día eso poco importa.

Uno de los lugares que mas me gustaron y que lo recomiendo a todo visitante es el barrio de Montmartre, un barrio bohemio repleto de pintores cuyas obras mas económicas rondan los 100€ y donde se puede probar el típico Crèpe tras admirar el Sacre Coeur (foto). Al abandonar Montparnase, lo ideal para aprovechar el tiempo al máximo es visitar el mítico Moulin Rouge, que no queda muy lejos.

La visita al Palacio de Versalles es interesante siempre que te guste el arte, aunque el lujo de los interiores y la majestuosidad de sus jardines no pasan desapercibidos para nadie. Te llevará un día el ir, verlo y volver. Para llegar basta con coger el metro hasta la parada del tren de cercanías que va hasta ellos y bajarse en la última parada. El acceso a los jardines es gratis, para acceder al Palacio hay que pagar. Debo decir que al menos Paris no es un sitio demasiado acogedor si no hablas francés. Cuando fui para Versalles y deje el metro, no sabia muy bien como sacar el billete del tren de cercanías. Tras un rato frente a la maquina pregunte a una interventora en ingles. Esta sin mediar palabra apunto al guardia de seguridad que se encontraba a escasos 3 metros de mi maquina. Tras realizarle la misma pregunta y solo cuando detrás de mí había cola para sacar el billete, me ayudo de un modo tan elocuente como la interventora, señalándome con el dedo los botones que tenia que pulsar. A mi “merci” asintió con la cabeza.

Otro de los días lo puedes emplear para visitar el eje triunfal. Se trata de un eje imaginario formado por calles y avenidas en las que se encuentran algunos de los lugares más emblemáticos de Francia. Entre las avenidas que solapa este eje están los campos Eliseos y entre los monumentos destacables que podéis encontrar figuran la Plaza de la Concordia, el Arco del Triunfo y el Arco de la Défense. Además si te informas adecuadamente, puedes aprovechar para visitar el Louvre el día de la semana que es gratis.

El ultimo día lo destiné a ver únicamente Les invalides, donde en una gran urna de madera está enterrado el bueno de Napoleón y en cuyos aledaños está el museo del Ejército. En este figura una amplia amalgama de armas, documentación, estandartes y uniformes de las dos guerras mundiales interesantes de ver.

Como veis, en 5 días uno se las puede arreglar para ver lo más importante de Paris, sin prisa pero sin pausa. Como siempre:

Lo peor. Tal y como he comentado arriba, el “pero” se lo lleva la poca amabilidad de los parisinos hacia el turista, especialmente si no habla francés. Hay realmente muy pocos puntos de información y la anécdota de mi viaje hacia Versalles no fue la única. En ese mismo viaje y a la ida 2 mujeres japonesas de avanzada edad me preguntaron por el tren que debían coger para ir hacia el Palacio, pues según ellas muy poca gente les hablaba ingles. A la vuelta una madre y una hija de EE.UU. me preguntaron si ese era el tren que debían coger para volver a Paris, aunque en este caso la pregunta tenía delito: solo había un tren y una dirección.

Lo mejor. Sin duda lo mejor que tiene la capital francesa es su patrimonio cultural. Es una cuidad en la que da gusto pasear. Existen multitud de monumentos y multitud de jardines muy bien cuidados. Además la oferta de vuelos de bajo coste a Paris es abundante, lo que lo convierte en un lugar ideal para un puente.

Para acabar sólo 2 apuntes. El primero es que me llamó mucho la atención el proteccionismo hacia el mercado del ron que hay en Francia. Cuando estaba a punto de embarcar en Barajas me llega un mensaje de mi anfitrión: “Se me olvidaba, compra una botella de Barceló en el aeropuerto” Será mas barato pensé, y la compré. Al llegar me enteré de que no había otro ron que no fuera el de las antillas francesas. Lo probé en una fiesta y tenía un sabor malísimo, como una mezcla de aguardiente y vino, y eso que al principio no me lo creía. El segundo está dirigido a los “jefes” de este blog. Las fotos de este articulo en las que aparezco no son “gratis”. Ya pactaremos un plus de penosidad por el frío que pasé cuando me las hice.

Únete a la conversación

6 comentarios

  1. Hola Stackhouse,

    Con respecto al punto negativo que comentas la falta de amabilidad de los parisinos mi experiencia fue totalmente contraria al tópico que se achaca a ellos, nos ayudaron dándonos indicaciones incluso sin haberlas solicitado. Supongo que dependerá, como todo, de con quién topes. No soy muy amigo de las generalizaciones.

  2. Hola Ike,

    me imagino que no ocurrira de modo general, como en cualquier sitio, pero la experiencia que yo tuve en este viaje concreto fue esa, quizá tuve esa «suerte». Por ejemplo, tuve otras 2 experiencias en este asepcto. En una fiesta a la que fuimos hable con una chica con la que lo hice en español (no me preguntes por qué). Ella resulto ser de Valencia y al ver que yo hablaba con ella en castellano me exclamó: «Vaya alguien que habla en castellano. Aqui nadie habla otra cosa que no sea frances, ni siquiera ingles».

    La otra ocurrio en la calle. Decidi preguntar a una mujer de unos 40 años de edad. Le pregunte primero si hablaba ingles, me dijo que un poco, asi que le hice mi pregunta. Cuando acabe solo obtuve de ella un «Uhmm, no, no». Y asombrosamente me dio la espalda y se marcho.

    Con esto no digo que todos los parisinos ni los franceses sean asi, ni mucho menos.

  3. me gusto mucho sus paisaje me gustaria ir a francia …………..a conose todos esos paisajes……….bye ……..nice meot you los paisaje

  4. Hola soy mirta de argentina,y coincido con stackhouse con respeto al trato de los parisinos,con el turista, si no hablas francés se enojan mucho.tuvimos dos episodios en el metro y en el hotel, cuando quisimos volver con mi marido de Sucre corre a París nadie nos respondía, por suerte nos encontramos con una pareja de argentinos que la tenían re clara con el metro y volvimos sin problemas. Luego en el hotel se atasco el ascensor y la empleada se enojo porque tuvo que llamar al de mamtenimiento.que mal carácter con la ciudad hermosa que tienen!!!!!’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.