A pesar de que son varios los días que llevo sin añadir ningún post, no tengo pensado tirar esta sección por el retrete. Todo lo contrario. Nuestro barquito de papel (higienico) seguirá navengando por aguas turbulentas para guiaros a buen puerto. Para lograr que encontréis esos restaurante donde sentiros como reyes… como reyes en su trono, claro.

En esta ocasión me hago eco de una crítica que ha llegado hasta mí a través de nuestra dirección de correo : guiapacagarte@gmail.com.

Una crítica acerca del madrileño restaurante Casa Belenguer, que ha venido con fotos y todo para que nuestra imaginación nos transporte más fácil hasta su baño. Y es que los baños son uno de esos lugares donde es mejor ir a través de la imaginación… basicamente porque así no hay olor.

Casa Berenguer, se asienta en uno de los mejores barrios de Madrid. Aunque el hecho de encontrarse situado en la calle Corazón de Maria, no le inmuniza contra la posibilidad de que su baño huela a mil demnios.

Nuestros amigos afirman que disfrutaron de una buena comida y un buen servicio. O mejor deberíamos decir disfrutaron de unos camareros amables y atentos… pero de un mal servicio.

Y es que en las críticas de nuestra guía la palabra servicio se utiliza más para definir un habitáculo alicatado hasta el techo, que para referirse a las personas que trabajan en el local.

Y después de este prólogo tan de perogrullo, vamos al lío. Me gustaría empezar esta crítica como en las series americanas.

Previously en la Guia Paca Garte…. Nos cabreamos con el temporizador de La Casa del Pescado en Barcelona….. Pues bien, para aquellos que pensaban que el temporizador de 15 segundos era una putada. Hoy en la guía Paca Garte nos encontramos con que las mentes truculentas que diseñaron el baño de Casa Berenguer fueron más allá….. y pusieron un baño con temporizar y el interruptor por fuera.

Vamos a ver, señor Berenguer, no hay que tener ningún master para adivinar lo que le pasa a sus clientes cuando van al baño … que se quedan a oscuras. Y ya le digo yo, que a oscuras es díficil leer el periódico. A oscuras, se puede leer un bote de champú en braille como mucho. A oscuras, se pasa mal. Se concentra uno peor. Se pasa miedo. Siente uno que están cerrando el restaurante y que le van a dejar allí abandonado.

Y para toda esta gente que se siente así e incluso para aquellos a los que la oscuridad no les afecta o intimida… tarde o temprano les llega el momento de la verdad. Señor Berenguer, dejeme ponerme serio con usted por un momento. ¿Quiere explicarme como cojones sabe uno cuando debe dejar de limpiarse el culo cuando se está a oscuras? ¿No se da cuenta que por su culpa decenas de personas al día tienen que salir del cubiculo con los pantalones bajados para dar al maldito interruptor?

Alguien que no se preocupa por la dignidad de sus clientes, dificilmente lo hará por su nutrición. Quite el temporizador o hable con el electricista para que mueva el interruptor. Haga algo, coño.

Dicho esto, vamos allá con la valoración oficial de la Guía Paca Garte.

  • Número de tazas: 1.
  • Número de urinarios: Cero patatero.
  • Seca-manos de aire:NS/NC
  • Toallas: De papel
  • Papel Higiénico:
  • Nivel de Limpieza Pasable
  • Aprobado (Zu) raspado– 2 barquitos
  • Publicado por Chuscurro

    Me gusta el humor y si es surrealista, mucho mejor. De pequeño soñaba con ser albondiguero, pero como los oficios tan especializados tienen poca salida en época de crisis, me tengo que conformar con ser bloguero con gorro de cocinero. Sígueme @chuscurro

    Únete a la conversación

    4 comentarios

    1. JUAS JUAS – Me recuerda a cierto monólogo de los Críticos Cítricos en el que, a la hora de saber cómo limpiarse en un baño a oscuras el sujeto procedía a oler… Bueno, dejémoslo estar.

    2. Buena memoria Dimitri… ya debe hacer cuatro años desde que viste aquel monólogo… En concreto el metodo que comentas lo denominábamos método Stevie Wonder. Uno de estos días en el Causeway volveremos a repetirlo :)

    3. Las personas dejan comentarios por decir los fallos de los locales . Claro uno que trabaja en esto se queda alucinado. Quieren todo limpio e impecable en pleno servicio cuando uno no tiene la culpa que hay ciertos clientes que no respetan como está un sitio público es decir lo ensucian y ya y claro luego bienen los listos y opinan que no está el local en condiciones . No pasa nada esto para la gente que no sabe lo que opina cuando no trabaja en el gremio y a lo mejor en sus casas habría que mirar hantes de griticar… Disfrutar de la hostelería que es lo que caracteriza ha este país

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.